Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Foro RPG Crossover Naruto/Inuyasha {afiliación normal}
Mar Mar 12, 2013 12:17 am por Invitado

» un probemilla y unas duditas
Vie Mar 08, 2013 10:48 am por Maggie Grace

» Inferio RPG ~ Afiliación Elite {Nuevos Botones y Nuevo Dominio}
Jue Mar 07, 2013 10:37 pm por Invitado

» Don't say no {Brontë
Miér Feb 13, 2013 3:03 pm por Emily Brontë

» • Confieso qué...
Miér Feb 13, 2013 10:56 am por Arthur Worth

» Memento Mori (normal) Ya somos casi 60 pjs. on rol.
Mar Feb 12, 2013 8:08 pm por Invitado

» Golden Eyes Revelaciones {Vampiros RPG +18} || Cambio de Botón
Mar Feb 12, 2013 2:17 pm por Invitado

» Death & Memories//Twilight RPG//Normal
Mar Feb 12, 2013 9:52 am por Invitado

» Sol de Medianoche- Afiliacion Normal
Jue Feb 07, 2013 1:19 am por Invitado

» Poison Paradise [Elite]
Mar Feb 05, 2013 2:52 pm por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 16 el Mar Ago 06, 2013 10:34 am.
PROXIMAMENTE

Afiliados


{8/9}
______________________________

{40/54}

La hora de la verdad | Gustav

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La hora de la verdad | Gustav

Mensaje por Vinka E. Zimmerman el Sáb Dic 08, 2012 11:30 pm


12:10 am | Periódico | Noche casi despejada

El reloj de su pulsera marcaba las doce y diez de la noche. Era una baratija robada, no por ella, que le había salido barato. Bueno, las cosas siempre salían baratas cuando las comprabas robadas. Lucía bien en su muñeca, alumbrado cada tanto por la luz de una luna grande, cubierta esporádicamente por las nubes que el viento soltaba por allí. Apoyada contra la pared fría del edificio, la mujer esperaba, quizás no tan paciente como tendría que esperar, a un hombre que alguna vez, compartió con ella demasiadas emociones. Un romance que había terminado mal, al menos por parte de ella. Nunca le perdonó que se hubiese marchado para olvidarse de todo sin apenas una explicación. Se cruzó de brazos, moviendo un poco el bolso que llevaba para que no le molestase. Dentro, reposaba como en descanso, un papel que le había cambiado la vida. Sin exagerar. ¿Cómo podía un pequeño papel destruir todo lo que alguien había construido? Le resultaba inverosímil, pero allí estaba, una sentencia, una palabra: afirmativo.

Escuchó pasos cerca, y supuso que Gustav había dejado la redacción del periódico en el cual trabajaba. Gustav, Thomas ¿Por qué nombre debía llamarle ahora? Lo observó buscar su vehículo signado solo por el silencio de sus movimientos, pero ahora Vinka se ponía en acción, caminando hacia él. Sus pisadas sigilosas hubieran pasado desapercibidas, pero al carraspear con la garganta debeló su posición. Estaba nerviosa, pero lo ocultaba muy bien. Tenía miedo, y eso ni siquiera era algo que llegase a aceptar, pero lo sentía. –Thomas..- Dijo en un susurro, llamándolo. Seguro se sorprendería de verla allí. Había pasado tanto tiempo… -¿Tienes tiempo? Necesito hablar contigo. – Ni un saludo, ni una palabra que mediase nada, porque tenía que decirles las cosas como eran y listo. Tenía que saber de que lado estaría el rubio.
avatar
Vinka E. Zimmerman

Mensajes : 23
Localización : Detrás de ti!
Ocupación : Corredora de apuestas ilegales.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hora de la verdad | Gustav

Mensaje por Gustav Maier el Dom Dic 09, 2012 12:09 am

Había sido una catástrofe tras otra, errores de redacción e interpretación que habían tenido a su sección al borde de un ataque de nervios masivo. Él había gritado tanto maldiciendo a quién se cruzaba en su camino y llamándoles de todo. Lo más suave que había dicho ese día había sido tratar a una chica novata de "ramera de las palabras" insinuando que había aprendido a escribir en la calle y luego obtenido ese puesto por follar a alguno de los jefes. Como si eso no hubiese sido suficiente Gustav había agregado que debió aprender a felar a un bolígrafo al menos, para escribir con más intensidad. Esos comentarios eran destructivos pues estaban varios niveles más alto que un simple comentario hiriente o despectivo. El resultado: la chica le había abofeteado y luego salió del edificio llorando a gritos.

Esa clase de situaciones hacía que ahí le temieran...Era apodado "el ogro" o "el demente" y sus únicos puntos fuertes eran su apariencia perfecta aún con esa cicatriz y, su habilidad monstruosa para corregir errores garrafales en dos minutos. Algunas decían que con un buen polvo él cambiaría, él les decía que ninguna estaba capacitada para hacerlo cambiar. Ahora tras esas discusiones y unos cuantos llantos histéricos, salía tarde como siempre y agotado de tener que lidiar con gentuza incapaz de hacer otra cosa que no fueran dramas burdos y llantos baratos, se preguntaba si debía irse a la luna a acompañar al conejo que ahí se veía pues no existía nadie en la tierra que fuera ni la mitad de retorcido y brillante como él.

Su ego, estaba por allá y silbaba tranquilamente ajeno a su entorno cuando unos pasos resonaron detrás y sin darse vuelta murmuró mientras sacaba las llaves: -Si vas a asaltarme te daré la oportunidad de intentarlo... - se giró con rápidez para encarar a quien fuera y se quedó atónito al ver a una mujer, la única aparte de Antje de traspasar esa barrera formada por un ego inmenso y su frialdad. Ella lo llamó por su antiguo nombre y su sola presencia ya era un indicio de que la noche prometía terminar de una forma interesante. Sonrió de lado y mirándola de pies a cabeza sólo por fastidiarla respondió cruzándose de brazos: -¿Qué sucede Vinnie? que yo recuerde ni siquiera te gustaba leer otra cosa que no fueran la sección de carreras de caballos y los juegos de azar.


Última edición por Gustav Maier el Jue Dic 13, 2012 7:36 pm, editado 1 vez


no light in your bright blue eyes
You are the hole in my head, You are the space in my bed, You are the silence in between,You are the night time fear, You are the morning when it's clear...You're my head, you're my heart
avatar
Gustav Maier

Mensajes : 236
Localización : Alemania
Ocupación : Periodista

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hora de la verdad | Gustav

Mensaje por Vinka E. Zimmerman el Dom Dic 09, 2012 12:39 am

Le hubiera gustado darle un buen golpe, solo porque no había tenido la oportunidad de hacerlo años atrás, cuando el hombre decidió dejarla. Claro que lo resentía. Había depositado su confianza en él, y se lo agradeció de una manera ruin. Pero eso no venía al caso ahora. Meramente irritada por la presencia del joven, Vinnie rodó los ojos, resoplando, como si el tiempo no hubiese sido suficiente para hacerle olvidar los comentarios mordaces que a veces él lanzaba. Decía a veces, porque no sabía si seguía siendo de la misma manera. ¿Había cambiado en algo? Ella por su parte sí. Al menos se había convertido en alguien mucho más frio e independiente. –Cierto. Y gracias a leer esas secciones gané unas cuantas monedas en su época. Que recuerde, todavía me debes dinero de alguna que otra apuesta perdida. – Era verdad, ella le apostaba cosas sin sentido, y había ganado un par de veces, pero claro, nunca había podido cobrarse la victoria.

Físicamente no había cambiado un ápice. Su cabello rubio seguía igual, despeinado y rebelde. Su sonrisa lasciva era la misma, aunque quizás un poco más oscura, y la cicatriz que le recorría el rostro, seguía proporcionándole ese aspecto macabro y misterioso. Ella por su lado estaba como siempre, solo que tenía algún que otro corte en el rostro, producto de unos accidentes en el ámbito de las apuestas, algo que pasaba bastante seguido. –Y no, no vine a pedirte consejos sobre cómo redactar una bonita receta de cocina - Su humor, perruno y frio, no estaba para soportar bromas idiotas. Mucho menos sabiendo que él era propicio a lanzarlas, con tal de fastidiar un poco. Se dio cuenta que no tenía la menor idea de cómo lanzar la información que tenía para él. No había practicado ningún tipo de discurso, pero había pensado que llegado el momento, las palabras saldrían airosas de sus labios. Ahora veía que no, que su mente era un papel en blanco. –Tu..bueno..¿Recuerdas hace unos meses atrás que fuimos a una fiesta? - Preguntó. Su voz tartamuda resultaba extraña, dado que siempre se desenvolvía con una feroz seguridad.

-Esa noche fue…un descontrol. Drogas, alcohol, música demasiado fuerte como para escucharse pensar..– Resumió. Una locura, una gran y tonta locura. - ¿Recuerdas? – Lo dudaba, el alcohol los destruyó a ambos. Decidió ir al grano, al menos en una parte, ya vería como decirle todo luego. Estaba prolongando algo que no tardaría en descubrir. – Ya, nosotros lo hicimos esa noche.
avatar
Vinka E. Zimmerman

Mensajes : 23
Localización : Detrás de ti!
Ocupación : Corredora de apuestas ilegales.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hora de la verdad | Gustav

Mensaje por Gustav Maier el Dom Dic 09, 2012 12:56 am

Estaba igual al menos si la veía de una vez, porque si se fijaba en los detalles resultaba lógico que ambos habían cambiado y esos cambios en ocasiones se notaban incluso en la forma de observar. No recordaba haberla visto de esa manera en la fiesta aquella y es que con las luces de neón pintándolos de azul, verde y amarillo les otorgaban una apariencia más extraña. Alzó ambas cejas mientras se apoyaba en la motocicleta mirándola divertido, seguro...El día que ella cocinara sería el apocalipsis. Su interés aumentó cuando Vinka mencionó la fiesta y respondió de inmediato: - Claro que lo recuerdo, no fue hace más de 3 meses, además los destellos amarillos te quedaban muy bien y tu baile sobre la barra hizo que nos ganáramos tragos gratuitos -hizo un ademán despreocupado, pero estaba más atento pues la conocía muy bien y ella jamás preguntaba nada sin una razón.

Esa había sido una de las causas por las que su relación se había extendido bastante en un pasado lejano...Gustav la oyó con agrado, le agradaba ese tono de voz algo rudo y esa decisión que emanaba de todo el cuerpo de la joven. No era de esas muchachitas frágiles que parecían de cristal y que había que salvar a cada minuto pues se metían en líos con una precisión digna del mejor reloj suizo. El rubio asintió, no recordaba muchos detalles después de beber como un condenado pero si recordaba el dolor de cabeza posterior.

-Si, aunque después de que subimos al segundo piso mi memoria me traiciona... - murmuró algo serio pero esa expresión cambió a una sonora carcajada al escucharla decir lo que habían hecho y dándose una palmada en la frente con un gesto exagerado replicó: -¿En verdad? Porque cuando desperté estábamos tu y yo en esa cama...¿Viniste a decirme que los otros seis se fueron antes? No eché nada en falta así que supongo que la orgía debió de ser sumamente buena... - entrecerró los ojos y dejando de apoyarse en la moto sonrió como un felino y acercándose lentamente se inclinó hasta llegar al oído de la joven y susurró: -Dime dos cosas Vinnie: Que quieres repetirlo sin tanto alboroto de por medio y, que no esta circulando ningún vídeo porno de ambos en youtube - sonrió mirándola con interés.


Última edición por Gustav Maier el Jue Dic 13, 2012 7:37 pm, editado 1 vez


no light in your bright blue eyes
You are the hole in my head, You are the space in my bed, You are the silence in between,You are the night time fear, You are the morning when it's clear...You're my head, you're my heart
avatar
Gustav Maier

Mensajes : 236
Localización : Alemania
Ocupación : Periodista

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hora de la verdad | Gustav

Mensaje por Vinka E. Zimmerman el Dom Dic 09, 2012 1:13 am

Lo observó con parsimonia. Con la duda carcomiéndole por dentro, disfrazada de una profunda indiferencia y exasperación. Ahora que lo observaba, se preguntaba cómo era que habían durado tanto juntos. No quería admitir que debió ser porque ambos lograron comprenderse y adaptarse el uno al otro. No. Prefería dejar ese tipo de cosas melosas para otro tipo de personas. Por ejemplo para las mujeres dulces y perfectas de telenovela, las heroínas que solo les faltaba una capa. ¿Qué era ella? Algún tipo de villano mal hecho, complejo y rudo. Escuchó su nueva burla ya sin sorprenderse de que se lo tomase a broma, aunque si le molestaba. Le irritaba mucho, por que ella le estaba poniendo el toque de seriedad que necesitaba la situación, y él lo tiraba por el caño. Su cuerpo se tensó cuando se acercó a ella, habiendo olvidado el sonido de su voz en susurros, que ahora volvía a su memoria con detalle. Pero sus palabras le ganaron el premio al tipo más idiota. Lo fulminó con la mirada, y gracias al cielo que estas no mataban, porque el rubio hubiese caído muerto en el acto. Sin embargo no pudo contenerse, y no conformó con darle una bofetada, porque eso hubiese sido muy piadoso. Al contrario, le dio un bonito y doloroso rodillazo en el estomago, que esperaba hubiese roto alguna costilla o algo.

-¿Terminaste con las bromitas? – Espetó con sorna deleitándose con un poco del sufrimiento ajeno. No le molestaría para nada volver a darle algún que otro golpe. Se los reservaría para más adelante, o como premio a alguna de esas brillantes bromas que tanto le gustaban hacer. –No tengo toda la noche, Thomas. Al contrario que tu, que seguro disfrutas desperdiciando las horas, tengo cosas que hacer, y lugares donde ir. Gente a la que cobrar deudas, y amenazas por dar – Lo usual, se dijo para ella. Mientras se acercaba a él, con un aire que podría haber aterrorizado a cualquiera. Quizás a él no, porque la conocía bien, no lo suficiente seguro como para asegurar si estaba satisfecha con los golpes o podía seguir dándolos. No hacía falta aclararle lo de la orgía porque bien sabía él que no había sido verdad. –Asique, pon esas pocas neuronas a trabajar, que tengo que decirte algo y quería que lo supieras primero y de mi parte. – Enarcó una ceja, con la respiración agitada y un nuevo y tremendo dolor de cabeza que comenzaba a marearla. Detestaba que fuera así de insufrible. –Estoy embarazada.
avatar
Vinka E. Zimmerman

Mensajes : 23
Localización : Detrás de ti!
Ocupación : Corredora de apuestas ilegales.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hora de la verdad | Gustav

Mensaje por Gustav Maier el Dom Dic 09, 2012 2:18 pm

Poner de mal humor a los demás era una de sus aficiones, no importaba quién fuera o si sentía algo por esa persona o no. No se resistía a lanzarles alguno de sus sarcasmos por el simple hecho de molestar y agotar paciencias. Con Vinka lo sabía muy bien, pero había existido una época que el mal humor de ella y sus ironías habían disminuido casi a 0. Una época donde ambos incluso caminaban abrazados por el parque haciendo planes, dónde se trenzaban en peleas que acababan en el sofá o en la cama y se toleraban hasta el punto de vivir juntos y hacer todas esas tonterías cursis que hacían quienes se amaban.

Pero nada era para siempre y bien lo que gustaba hoy bien podría ser odioso mañana, eso comenzó a suceder, demasiadas expectativas, falta de tiempo y claro su desaparición para posteriormente reaparecer casado con otra. Hasta a quién carecía más de sentimientos y pobreza de alma lograba que aquello le afectara. Sin embargo, aunque ella no tenía ni idea, él siempre estaba pendiente de Vinka. Tenían amigos en común a los que les preguntaba por ella de vez en cuando. Aún estaba satisfecho de su broma cuando un feroz rodillazo lo hizo doblarse en dos y lo dejó sin aire, de haber sido más abajo también le habría dejado convertido en un eunuco.

La miró con molestia mientras respiraba e iba a decirle unas cuantas lindezas pero ella le ganó y con esa rudeza que la caracterizaba le dijo finalmente por qué estaba ahí y, comprendió el por qué había mencionado aquella fiesta. Su impresión fue enorme y hasta se olvidó del dolor abdominal. Se incorporo mirándola sin asomo de burla y sólo con la incredulidad en su rostro. ¿Él padre? hasta los niños que más deseaban un progenitor huirían espantados si él se presentara a adoptarlos. Detestaba a los niños e incluso los secuestraba...Se quedó momentáneamente sin palabras y respirando suspiró después y murmuró serio: -¿Qué vamos a hacer? si cualquier otra mujer se hubiese acercado a soltarme esa noticia...Pero tú, te conozco lo bastante para saber en qué cosas mientes y en cuales no - se mesó los cabellos y mirándola a los ojos exclamo: -Si quieres que vivamos juntos por mi no habrá problema, no te dejaré cargar sola con eso pues será mi hijo o hija también - sonrió estaba abrumado pero la posibilidad de tener una criatura que le llamara "Padre" tampoco era tan mala.


Última edición por Gustav Maier el Jue Dic 13, 2012 7:37 pm, editado 1 vez


no light in your bright blue eyes
You are the hole in my head, You are the space in my bed, You are the silence in between,You are the night time fear, You are the morning when it's clear...You're my head, you're my heart
avatar
Gustav Maier

Mensajes : 236
Localización : Alemania
Ocupación : Periodista

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hora de la verdad | Gustav

Mensaje por Vinka E. Zimmerman el Dom Dic 09, 2012 8:16 pm

Mil y un escenarios había imaginado en su mente. Mil y una respuestas que podría haberle dado. Todos habían cruzado su mente con rapidez, pero ninguno se había acercado ni medianamente a lo que él terminó por decir. Su cara de confusión y perplejidad no podía ser más grande. ¿Le estaba diciendo de vivir juntos? ¿Estaba aceptando la noticia con total parsimonia? ¿Dónde había quedado la sorna de sus palabras anteriores? Se quedó mirándolo por unos segundos, preguntándose si sería capaz de volver a convivir con él. En realidad solo había ido a buscarlo para decirle lo que estaba por ocurrir, nunca había imaginado que él reaccionaría de esa manera. Bien, la idea de ser madre soltera tampoco la complacía mucho. La idea de ser madre no le complacía, punto. Lo vio sonreír, y ella no pudo más que fruncir el ceño, extrañada. Este, definitivamente, no era el escenario que había imaginado. ¿Era mejor, peor? Ni idea.

-¿Qué haremos? No sé…yo no vine con ninguna idea en mente. Solo quería que lo supieras porque..bueno, porque pensé que querrías saberlo. – Detestaba cuando su mente no quería cooperar, y empezaba a acumular las palabras para lanzarlas de manera desordenada. Le hacía parecer como una tonta, y era algo que no quería. Se llevó una mano al rostro y se despejó algunos mechones de cabello que le molestaban. No sabía si sentirse aliviada o tensada por las palabras de Thomas. - ¿Dices en serio lo de vivir juntos? – Preguntó confundida, pero recobró la compostura nuevamente. Respiró profundo y se dijo que debía dejar las confusiones para más tarde. Estos eran momentos decisivos. El estaba aceptando el rol, y ella..bueno, tendría que hacer lo mismo, le gustase o no. La idea de abortar le resultaba terrible, por lo que no era una posibilidad, ni en sus más remotos sueños. –No creo que pueda. Mira, no confío en ti desde la última vez. ¿Qué me dice que no huirás nuevamente? Y sobre eso, creo que me debes una buena explicación ¿No crees? Digo, sería bueno que me explicases un par de cosas, después de todo seremos padres de ...esto… –Le costaba decir bebé - y deberá haber un mínimo de confianza entre los dos – Puntualizó, seria.


avatar
Vinka E. Zimmerman

Mensajes : 23
Localización : Detrás de ti!
Ocupación : Corredora de apuestas ilegales.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hora de la verdad | Gustav

Mensaje por Gustav Maier el Dom Dic 09, 2012 9:51 pm

No terminaba de convencerse, pero bien podían existir cosas peores y reflexionaba buscando un cigarrillo que parecía escurrirse por entre los dedos, no era lo único que se alejaba de él últimamente. Estaba serio y tan concentrado cómo cuando debía armar algún artefacto explosivo. La cara de la joven no le dejaba lugar a dudas y tampoco era el día de los santos inocentes, no imaginaba que ella fuera capaz de esgrimir un embarazo como desquite por cómo habían terminado las cosas entre ellos. Realmente si comenzaba a reflexionar acerca de sus relaciones amorosas no había ni una sola que terminase de buena manera y quizá la única excepción era Nikolaus, pero ellos habían tenido una que otra incursión en la cama y jamás vivieron juntos ni se lo plantearon siquiera.

La actitud de ella era hostil,con justa razón y lo miraba como si el fuera el culpable de todas sus desgracias. Conocía esa clase de miradas dónde el rencor o la indiferencia eran tan palpables como una bofetada,él esperó que ella se desahogara y tampoco intentó fingir vergüenza cuando ella le recordó una vez más su huida. Siempre acababa haciéndolo, ya fuese por sentirse asfixiado, fastidiado o en el peor de los casos despreciado y un estorbo...Esa última opción era la que más dolía, pero fingía y seguía fingiendo ser diez veces más fuerte de lo que era, la debilidad era algo horrible y existían muchas maneras de desahogarse después de una pelea hiriente o un rechazo.

Gustav se frotó la barbilla, había desistido de continuar la búsqueda de ese cigarrillo y suspirando la observó con detenimiento: -Se que a tus ojos soy un cobarde que huyó por tener miedo de terminar una relación...Pero no fue por eso - dejó el morral sobre la moto y miró la hora en su reloj -Para transformarme en Gustav debía dejar atrás a quienes eran más importantes para mí, soy un infiltrado y debo tener cuatro pares de ojos y seis de manos si quiero seguir vivo - le sonrió con calidez e intentó rozarle la mejilla quedándose a medio camino mientras continuaba - Tú eres fuerte, pero no conoces a los Terroristas, ellos pueden quebrar al más valeroso y seguro de si mismo...Eso es lo que soy realmente y nunca más podré ser ese Thomas que tú conociste - se quedó callado esperando para que ella sopesara sus palabras y volviendo a buscar un cigarrillo lo encendió mientras alzaba ambas cejas -Tuve una familia ausente y ya ves cómo salí Vinnie, yo quiero que nuestro bebé tenga unos padres que lo quieran...Si no quieres vivir conmigo lo acepto, pero te ayudé con su crianza lo quieras o no - La miró casi con severidad, ambos eran tercos y aunque tuviera que seguirla hasta el infierno para convencerla él lo haría.


Última edición por Gustav Maier el Jue Dic 13, 2012 7:38 pm, editado 1 vez


no light in your bright blue eyes
You are the hole in my head, You are the space in my bed, You are the silence in between,You are the night time fear, You are the morning when it's clear...You're my head, you're my heart
avatar
Gustav Maier

Mensajes : 236
Localización : Alemania
Ocupación : Periodista

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hora de la verdad | Gustav

Mensaje por Vinka E. Zimmerman el Miér Dic 12, 2012 10:53 pm

Tenía demasiadas cosas que asimilar. Mucho para una sola noche. El dolor de cabeza solo aumentaba a medida que las verdades salían de los labios de Thomas, y no podía evitar sentirse mareada y tremendamente confundida. Era consciente que él había pertenecido a la Resistencia, mas había creído que se había acabado el mismo día que la dejó a ella, y por consiguiente al grupo al cual pertenecía. Vinnie le escuchaba atenta, para no perderse ningún detalle de la nueva historia que lo contaba. Así, hablando con tanta intimidad, sentía que era el mismo chico de siempre, el que ella había llegado a conocer bastante bien. Era cierto que él no podía volver a ser ese muchacho que ella conoció, sin embargo, le pareció verlo en la sombra oscura y lejana de los ojos del rubio. Medio sonrió cuando le dijo que la ayudaría quisiera ella o no. La terquedad de los dos los había metido en más de una discusión, y sabía bien que no se rendiría. Dio un suspiro suave, y encajó sus ojos en los de él.

Entonces él seguía siendo de la resistencia, pero plantaba bombas para cubrirse entre los terroristas. ¿Algún día terminaría toda esta locura de situación? No quería que el pequeño niño que crecía dentro de ella tuviera que vivir entre tanta violencia. Era difícil de creer que él se hubiese tomado tantas molestias para protegerla. Ella había pensado todo este tiempo que había huido por que si, porque así le pareció más correcto. ¿Era su imaginación o sentía los ojos que le escocían? No tardó mucho en comprobar que no era su imaginación, sino la realidad. Por sus mejillas deslizaron unas cuantas lagrimas fugitivas. Joder. Las hormonas estaban disparatas y así también sus emociones. Pasaba de la risa, al llanto en segundos. Se mordió la lengua tratando de contenerse, pero al final no pudo, arrastrada por un instinto que le salía de algún lugar de su cuerpo cortó la distancia para abrazarlo. Si, para colgar los brazos a su cuello y hundir su rostro en su pecho. ¿Qué demonios le estaba pasando? –Gracias..yo..no creo que pudiera hacerlo sola – Confesó. Se separó cuando su mente le dijo que estaba siendo una completa idiota por actuar así, y miró al suelo algo avergonzada por su comportamiento. –Lo siento. Siempre pensé que te habías ido porque querías, porque tenías miedo o algo y.. me equivoqué. Podrías habérmelo dicho de todas formas. Soy una idiota, podría haber alguien aquí escuchando todo esto. Te puse en peligro y..– Estaba completamente fuera de si. El cambio hormonal la traía loca. Hizo una pasua para serenarse. - ¿Entonces ahora tengo que decirte Gustav?


avatar
Vinka E. Zimmerman

Mensajes : 23
Localización : Detrás de ti!
Ocupación : Corredora de apuestas ilegales.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hora de la verdad | Gustav

Mensaje por Gustav Maier el Jue Dic 13, 2012 8:02 pm

Ver esas lágrimas en ojos de Vinka fue más duro de lo que supuso, recordaba que en sus discusiones era ella quién acababa llorando pero eran lágrimas causadas por distintos sentimientos: el enojo, la frustración por ejemplo y eran más fáciles de ver e incluso de ignorar cuando ya estaba habituado a verlas, pero ahora ella parecía realmente sorprendida y triste incluso por la relación que habían dejado atrás. En otra ocasión él habría desviado la vista fastidiado o haciendo que no se percataba pero, algo había cambiado y aunque quizá nunca pudieran retomar esa relación él sentía que si podrían seguir siendo buenos amigos.

Se acercó y con cuidado le limpió esas lágrimas con suma suavidad, la abrazó ligeramente y hasta se olvidó un poco del frío y lo tarde que era, eso se notaba en la mayoría de los estacionamientos vacíos que se veían y excepto un par de autos y la moto de Gustav no había nada más allí. Él asintió y murmuró con seriedad: -Es difícil criar a un bebé sin ayuda y sería triste que no tuviese un padre...Juego bien al fútbol y sería algo nuevo para mí criar a un niño o niña - le acarició el cabello y suspirando volvió a asentir indicándole que Gustav era su nombre o lo sería hasta el fin de sus días.

Miró alrededor y negó mientras la soltaba, no había nadie más que ellos pero sí existía algo que debía decirle y con voz algo ronca comenzó: -Cuando decidí asumir mi nueva identidad las condiciones eran claras: Nunca podría volver atrás y tampoco desvincularme de los Terroristas...Me parece que he sido quién más éxito ha tenido como infiltrado allí y ha sido cosa de años, me ayuda el hecho de que no tengo demasiados escrúpulos y hago lo que me dicen e incluso más... - la miró y continuó: -No podría mirar a los ojos a un niño teniendo las manos manchadas con sangre...Y no podría ponerlos en peligro por algo que escogí sabiendo los riesgos pero no estoy dando pie atrás, yo estaré ahí aunque deba ausentarme ha menudo e incluso podrían vivir en mi vieja casa en las afueras de Berlin...Aún existe y es lo único que queda de hombre que fui - guardó silencio pues debía dejar que ella reflexionara y repentinamente tras ver la hora añadió: -¿Quieres ir allá? Podremos beber un café, está empezando a helar y dudo que eso sea bueno para tí y el bebé.


no light in your bright blue eyes
You are the hole in my head, You are the space in my bed, You are the silence in between,You are the night time fear, You are the morning when it's clear...You're my head, you're my heart
avatar
Gustav Maier

Mensajes : 236
Localización : Alemania
Ocupación : Periodista

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hora de la verdad | Gustav

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.