Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Foro RPG Crossover Naruto/Inuyasha {afiliación normal}
Mar Mar 12, 2013 12:17 am por Invitado

» un probemilla y unas duditas
Vie Mar 08, 2013 10:48 am por Maggie Grace

» Inferio RPG ~ Afiliación Elite {Nuevos Botones y Nuevo Dominio}
Jue Mar 07, 2013 10:37 pm por Invitado

» Don't say no {Brontë
Miér Feb 13, 2013 3:03 pm por Emily Brontë

» • Confieso qué...
Miér Feb 13, 2013 10:56 am por Arthur Worth

» Memento Mori (normal) Ya somos casi 60 pjs. on rol.
Mar Feb 12, 2013 8:08 pm por Invitado

» Golden Eyes Revelaciones {Vampiros RPG +18} || Cambio de Botón
Mar Feb 12, 2013 2:17 pm por Invitado

» Death & Memories//Twilight RPG//Normal
Mar Feb 12, 2013 9:52 am por Invitado

» Sol de Medianoche- Afiliacion Normal
Jue Feb 07, 2013 1:19 am por Invitado

» Poison Paradise [Elite]
Mar Feb 05, 2013 2:52 pm por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 96 el Sáb Dic 30, 2017 1:08 pm.
PROXIMAMENTE

Afiliados


{8/9}
______________________________

{40/54}

I'm With You, con Miroslav Kozlov

Ir abajo

I'm With You, con Miroslav Kozlov

Mensaje por Feliks Axmann el Sáb Dic 15, 2012 2:16 am






I'm With You



Ernst Thälmann-Park ▲ 24 de Diciembre ▲ 22:15 Hrs ▲ Con Miroslav Kozlov
Lejos de la estatua de Ernst Thälmann, una zona más frondosa de su lejano parque lo acogía, en una noche tan fría, tan típica del invierno Alemán, que si sus huesos de habían sentido calados, pues ya ni parecían estar ahí, y aun así, se sentía vivo, solo, pero vivo, satisfecho por atreverse a disfrutar su primera Noche Buena –La primera que de verdad le interesaba– en la paz de saber que hacía lo que le parecía más acertado y cómodo. Aunque quedaban un par de horas todavía para que se concretara su primera noche de tradición propia.

La capa superior del agua estaba congelada, pero era tan fina, que podía ver el movimiento del agua por debajo, ni pensar en cuchillas de patín o en resbalarse, o saltar del pequeño puente que le sostenía, sentado él al borde, como para saber si ese hielo lo soportaría, era lógico, para cualquiera, que ni a un cachorro sostendría.

Bufaba, de a poco, más y más arrepentido. El día anterior se había encontrado con Thomas, y hasta allí dejaba el dato, pues no deseaba deprimir su corazón con historias de nostalgias, llegado a la taberna/hogar, Herr Aengus, como siempre, no le preguntó dónde estuvo, y los hombres que quedaban allí, sólo le saludaron con el aprecio de siempre, y se deleitaron comiendo los Schoko Ulmi, de los que le quedaron unos cuatro, que había olvidado llevar para no pasar hambre. El anuncio fue claro, nadie que no fuese Herr Aengus o Feliks podía pasar la Navidad allí, todos debían encontrar alguien querido para matar esas horas, seguro el viejo de que todos tenían alguien a quién acudir, aunque dudaba mucho de a dónde podía llegar Feliks en ese aspecto, le ofreció acompañarlo con su mujer y sus nietos, pero el joven sonrió y dijo que ya tenía un plan.

Tiraba rocas pequeñas contra el hielo quebradizo, haciendo agujeros casi perfectos en el mismo, suspirando vaho. No era tan divertido como parecía, pasar esa noche solo, sabiendo el alcance que tenía, de a poco se tornaba tortuoso, y le traía tantos recuerdos. Como que era la única noche en que nadie le visitaba en el sótano, que la comida al día siguiente sabía mejor que lo usual, le daban un poco más de agua, y una prenda usada.

Qué basura –Exclamó, mirando alrededor.

No era tan inocente como para que creer que un milagro de Noche Buena le traería a su familia, a Herr Aengus, esa llamada de…

… tener todo, tener nada, ¿Cuál era la diferencia? De pronto el vuelo se había vuelto insostenible, se sentía, simplemente, fuera de combate. No era tan fácil ser él, no porque se sintiera como el ser más desdichado de la tierra, el que más había sufrido, pero algún día, por una vez, y por más solo que le recordar estar, debía aceptar que necesitaba pensar sólo en él. Habría deseado poder llorar, caer rendido e sus rodillas. Incluso él tenía el derecho de sangrar, ¿No? De soñar.

Se sentía como un fantasma, aunque no estaba loco o algo por el estilo, sólo… no podía intentar más. Era más que un crío en una silla de computadora, más que un nerd con camisas a cuadros, que no tenía tampoco. Seguía habiendo algo dentro de él que dolía, que pugnaba por salir, pero que, por alguna razón, seguía hundiéndose. Seguía sintiendo como si el mundo gritara las peores cosas hacia él, aun sabiendo que no era así.

Estaba demasiado frío como para abrir los ojos, como para seguir sintiendo lástima por sí mismo. Exhaló con fuerza, como con desprecio, y miró el cielo.

made by allmydemons for caution


HOW TO BE BRAVE? HOW CAN I LOVE WHEN I'M AFRAID TO FALL?
FELIKS-ELKE AXMANN MAGNUSSEN
avatar
Feliks Axmann

Mensajes : 88

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm With You, con Miroslav Kozlov

Mensaje por Miroslav Kozlov el Sáb Dic 15, 2012 2:15 pm
















I'm with you

Una noche extraña para decidir salir a recorrer el Parque, la mayoría se aprontaban a cenar con sus familiares y seres queridos e incluso para los que no tenían hogar se habían improvisado cenas navideñas cuyos gastos corrían a cargo de benefactores anónimos. Podía haber pedido permiso y pasar esas fechas con su tía Adelaide, pero sentía un extraño impulso de tomar esa noche como una de profundas reflexiones y, supuso que nadie estaría tan desquiciado como para ir al Parque ese día y a esa hora.

Se abrigó más de lo usual pues las temperaturas entre su Rusia natal y Berlin estaban casi igualadas en las noches. Su gorro le delataría a ojos de algún paseante, usaba uno de esos acolchados con enormes orejeras que le protegían parte del rostro del azote del aire frío. Para su fortuna la oxidada y enorme verja de entrada con unos rebuscados diseños en su parte superior, estaba abierta y las farolas le daban al lugar un aire similar a las estepas, sonrió e imaginó que estaba allá y comenzó a caminar sintiendo los crujidos del hielo bajo sus botas de cuero. Los árboles estaban escarchadas y representaban un panorama fantástico a sus ojos pues de sus ramas y hojas pendían millones de pequeñas lágrimas causadas por el agua al enfriarse y las luces de las farolas hacían que la luz de proyectara en diferentes colores. Sus ojos se abrieron dejando pasar el asombro y perdiendo un poco de esa parsimonia habitual en él.

Se detuvo observando maravillado y sacando su celular se acercó al árbol más cercano intentando captar la maravilla que veían sus ojos con la cámara, sacó un par de fotos pero no existía comparación y desistió guardando el teléfono en su bolsillo. Continuó por el sendero de grava sin pensar siquiera en sentarse en esas bancas heladas y su atención fue reclamada una vez más al divisar un pequeño lago semi-congelado en mitad del lugar. Al dirigirse con las manos enguantadas en los bolsillos de su chaquetón de lana gruesa distinguió una silueta masculina. ¿Otro caminante solitario? Tal vez fuera un alma en pena y mientras se acercaba le miraba notando que el hombre joven lanzaba pequeñas piedras al agua desde un puente, algo precario.

Decidió acercarse, era cordial y amistoso por naturaleza, hallar a otro en su "estepa" era una feliz coincidencia, tal vez el hombre necesitara compañía o quién sabe,unas palabras pues nadie que tuviera familiares con quienes celebrar se hallaría ahí a esas horas, excepto si tenía algún problema o era un amante de la soledad. El puente crujió cuando echó a andar sobre él, con decisión y una expresión amistosa para que el otro no le confundiera con un ladrón. Sacando las manos de los bolsillos las extendió para hacer ver que no tenía armas y cuando llegó junto al desconocido le miró con innegable curiosidad.

-Buenas Noches - dijo con su característico acento ruso, se apoyó en la baranda y miró las aguas congeladas -Es una buena noche para reflexionar ¿No le parece? Uno de los pocos días en que el Parque está vacío... - sonrió mirándolo a él, era joven y tenía unos bellos ojos de color verde, parecía abatido y buscando en el bolsillo derecho de su chaquetón sacó una pequeña barra de chocolate, la partió en dos y le tendió un trozo sin decir nada.


24 de Diciembre | 22:15 PM | Ernst Thälmann-Park | Feliks Axmann | ?

Ramona


Última edición por Miroslav Kozlov el Dom Ene 13, 2013 1:41 pm, editado 2 veces


Miroslav Kozlov
This hurricane's chasing us all underground.
avatar
Miroslav Kozlov

Mensajes : 50

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm With You, con Miroslav Kozlov

Mensaje por Feliks Axmann el Sáb Dic 15, 2012 6:54 pm






I'm With You



Ernst Thälmann-Park ▲ 24 de Diciembre ▲ 22:15 Hrs ▲ Con Miroslav Kozlov
A lo lejos, y apenas, el crujido de una de las entradas le hizo volver la vista adelante, distrayéndose de ello enseguida al sorprenderse de que aun hubiese grillos con ganas de frotar sus extremidades, o lo que fuese que hicieran para producir ese sonido a veces nefasto, y diferente como una voz entre todos los que existían. Como un niño que se deja llevar por una tonta curiosidad, intentó buscar la procedencia de esa música de un solo instrumento, girando el rostro a todos lados, sin alejarse nada del borde del viejo puente.

El insecto calló, y al mismo tiempo, una nueva silueta se aparecía. Era un hombre, sin extrañarse de verlo más fornido que él, pues tendía a pasarle, aunque sí le descolocó tener que recordar que no era el único hombre solo en la tierra, en Navidad. Fingió no haberlo visto, pues no quería volver a cruzar su camino con un extraño, en un plan de aminorar al mínimo las posibilidades de ser secuestrado, violado, enamorado y desechado. Ya no sobreviviría a esos juegos, no con lo desganado que latía ya su corazón. No era un hombre para ese mundo, reflexionó, y a su vez, ese mundo no era para tal hombre. Era difícil el no encajar, incluso creyendo que habían tantos peces en el mar, y alguno podría acompañarlo, vivía en su propia troposfera, caía siempre en ella porque no sabía elegir, y apenas si caminar o escribir, o leer, o pensar, o querer.

Gruñó. Patético, demasiado para su gusto. Tomó hondo aliento, y como le correspondía hacer desde que tenía memoria, se dio ánimos para dejar la actitud abatida, incluso si sus expresiones lo delataban, se partía por la disposición.

Lo perdió de vista, de mente, y cuando se dio cuenta, la misma silueta que antes divisó, ahora revelaba su rostro y su tono, con cautela, a su lado. Ese tipo tenía un ángel, con ese aspecto amistoso y ese acento ruso que apenas reconocía porque sabía poco en verdad, le hizo fruncir unos segundos el ceño, confundido, porque era como… una de esas personas de aura agradable, y le hizo dudar mucho, pues, alguien así… ¿Por qué estaba solo en Noche Buena? Terminó sonriendo en correspondencia, encogiendo los hombros como siempre hacía cuando lo descolocaba.

Ya lo creo –Dejó de lanzar piedritas, pues ya no le quedaban, así que sólo hacían ruido el grillo y el agua, y unos villancicos lejanos, que le sonaban familiares, aunque jamás había prestado atención a una canción de Navidad.

Suspiró, ocultando esa acción del otro al girar un poco el rostro, por puro instinto. Esquivo hasta el instante en que vio que una barra de chocolate le era ofrecida. En silencio, le miró a los ojos unos segundos que parecieron demasiado largos, para tomar esa mitad que le correspondía, sin temer nada al morderla, de nuevo mirando el agua a medio congelar.

El chocolate era… mágico, lo comía poco, pero siempre le alegraba, y como si fuese fuego vuelto cacao, le entibiaba de a poco la boca, el estómago, y en consecuencia, le hacía olvidar cuántos grados había, quizás bajo cero.

Feliks –Murmuró, en una presentación entre tímida y lejana.– ¿Enserio estás reflexionando? –Terminó por echarse el resto de chocolate a la boca, experimentando la diferencia inmensa que existía entre morder y dejar que se derritiera. No le importa quedar con la boca llena de chocolate, era una de las cosas más geniales de la vida, y valía la pena.

made by allmydemons for caution


HOW TO BE BRAVE? HOW CAN I LOVE WHEN I'M AFRAID TO FALL?
FELIKS-ELKE AXMANN MAGNUSSEN
avatar
Feliks Axmann

Mensajes : 88

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm With You, con Miroslav Kozlov

Mensaje por Miroslav Kozlov el Miér Dic 26, 2012 2:59 pm

















I'm with you

El otro hombre parecía confiado y desconfiado al mismo tiempo como si no terminara de decidir su postura, él moría de ganas de saber qué podía llevar a un hombre a andar a esas horas tan solitario por ahí. Sólo esperaba que no fuera uno de tantos suicidas navideños que caían en profundas depresiones en esas fechas, justamente por encontrarse solos. Acentuó si sonrisa intentando dar más calidez a su persona, pues cuando estaba muy serio era incluso capaz de asustar a las personas por la gelidez que escapaba de sus ojos claros. Masticó lentamente el chocolate y se percató de que sus impresiones eran erradas ya que ahora Feliks, parecía un chiquillo contento por la barra de chocolate. Miroslav aprovechó de observar el lago cuyas aguas escarchadas parecían un espejo que los reflejaba a ellos y al cielo.

-Si, ¿No parezco un hombre reflexivo? -respondió con una sonrisa divertida pues no era primera vez que insinuaban que no tenía cara de pensador - Si una persona fuera juzgada por su rostro o expresión sería una confusión pues muchos abogados parecen poetas y, ya sabes que los actores son unas criaturas camaleónicas.... - replicó y observándole musitó: -Tu cara me dice que estás sólo y algo cansado de estarlo, si tuvieses familia estarías con ellos pues aún las peores familias agradecen el poder compartir estas festividades y limar asperezas.

Terminó de comer chocolate, a lo lejos se oyeron unos bocinazos y miró de forma inconsciente su reloj pero no, aún era temprano. No sentía demasiado frío acostumbrado al clima casi asesino de su país natal y, la compañía de ese joven era agradable pues, la verdad no esperaba encontrar a nadie en su paseo nocturno. -Mi nombre es Miroslav y suelo salir a caminar cada vez que tengo tiempo, no me gusta estar quieto y creo a juzgar por la temperatura que pronto tendré que encerrarme e hibernar - rió mientras pensaba qué haría para esa noche, sus camaradas estaban fuera y era improbable que volvieran e hizo memoria de lo que tenía para cocinar, suspiró y mirando directamente a los ojos a su compañero decidió ser directo: -¿Sabes cocinar? te invito a pasar la Navidad conmigo, podemos improvisar algo ya que, siento que algo quiso que nos encontráramos hoy en este lugar, puedo asegurarte por mi honor que no soy un psicópata... - estaba serio y realmente esperaba que dijese que si,pues era eso o tener que ir al bar a detener ebrios y aquella perspectiva esa noche...no era de su agrado.


24 de Diciembre | 22:15 PM | Ernst Thälmann-Park | Feliks Axmann | ?

Ramona


Última edición por Miroslav Kozlov el Dom Ene 13, 2013 1:41 pm, editado 1 vez


Miroslav Kozlov
This hurricane's chasing us all underground.
avatar
Miroslav Kozlov

Mensajes : 50

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm With You, con Miroslav Kozlov

Mensaje por Feliks Axmann el Vie Dic 28, 2012 2:41 pm






I'm With You



Ernst Thälmann-Park ▲ 24 de Diciembre ▲ 22:15 Hrs ▲ Con Miroslav Kozlov
Un suicida navideño. De haberlo oído se habría echado a reír, aunque había oído que la muerte era la única forma en la que todos los problemas, parecía tan difícil creer que de algo serviría su sacrificio, e incluso, con cierta amargura, admitía que su continuidad tampoco tenía mucho sentido. Pero seguía ahí, sin querer morir, pero sin querer vivir para siempre. No era nadie de pronto, pero porque no sabía quién era. Recordaba que no tenía nombre, que no tenía hogar, que no tenía familia y que no tenía cumpleaños, ¿Todos saben eso, no? Sus nombres, sus cumpleaños. Aquel hombre a su lado también, ¿Cierto? Nunca se sintió tan inseguro como esa noche sobre qué o quién era Feliks-Elke Axmann, que alzaba un poco más conforme la cabeza, para percatarse que el lugar estaba, simplemente, vacío.

No lo sé –Admitió, sonriendo hacia abajo, hacia sus antebrazos unidos en la barandilla del bonito puente. Tristemente, sólo pudo deleitarse del acento del otro, sin referirse de nuevo al tema, colgado de esa palabra usada, en un alemán tan antinatural que le hipnotizada porque sonaba bien; “Camaleónicas”. Sentido común, sentido común, lo invocó, para saber de dónde venía la expresión, y sólo pudo unirla con la cualidad inherente de los animales con el mismo nombre. Entonces, los actores, que no conocía ninguno, eran personas capaces de… no de cambiar de color, pero si de acoplarse, ¿No? De hacerse lo que no son, ¿O acaso los camaleones en verdad son de todos esos colores, pero nadie sabía como explicarlo?

¿Seguro que no eres gitano? –Atajó, libre de hostilidad, a las aseveraciones, negando con la cabeza, para después asentir con la sonrisa melancólica que ya era parte de él ahora que tenía más de lo que quería, bajo la hospitalidad que entregaban las supuestas “bestias” de Alemania.

Incluso si hubiese tenido frío, estaba acostumbrado a la sensación de desnudez, por más ropa que cargase, mucho calor, mucho frío, le recordaban un sótano oscuro, que pensaba maldiciendo como un drogadicto cualquiera. Tal vez eso necesitaba, drogas. O tal vez alcohol, había mucho a su disposición, o fumar como un camionero, algún vicio, pero no el sexo, porque de eso estaba harto. Ideas oscuras, que sintió impropias del niño que sentía ser, o bueno, de su carácter infantil.

Oyó la bocina, mas tardó en relacionarla con la posible llegada de Navidad. No se acostumbraba.

Riendo tenue, se dejó contagiar por la tranquilidad que manaba de todo lo que el otro hacía, con la consigna de que no servía de nada pensar demasiado.– Si encuentras una cueva tibia en dónde pasar el invierno, podrías llamarme, odio éste frío –Se abrazó suavemente a sí mismo, girándose, para dar la espalda al barandal.

Después, con leve perplejidad, se miró los zapatos, sin hallar motivos ni ganas para decir que no a esa oferta, más todavía, lo que sentía era completamente opuesto.– No sé cocinar, no muchas cosas increíbles, pero… puedo ir contigo –Negó a la psicopatía descartada.– No digas eso, Miroslav –Le costó un poco pronunciar correctamente ese nombre. – La mejor cualidad de un psicópata es no parecerlo –Aunque a él, el ruso, no le parecía alguien realmente capaz de hacer algo malo.

Con las manos en los bolsillos de la chaqueta de cuero, pasó a su lado, sin dejarlo atrás, más bien, esperando que le guiara.

made by allmydemons for caution


HOW TO BE BRAVE? HOW CAN I LOVE WHEN I'M AFRAID TO FALL?
FELIKS-ELKE AXMANN MAGNUSSEN
avatar
Feliks Axmann

Mensajes : 88

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm With You, con Miroslav Kozlov

Mensaje por Miroslav Kozlov el Mar Ene 01, 2013 2:32 pm

















I'm with you

Deseaba que el otro aceptara su invitación que no había formulado con el ánimo de seducirlo o por compasión, rara vez sus palabras ocultaban otro propósito que no fuera el que él decía y, ahora sólo veía la coincidencia afortunada de hallarse ambos en ese lugar y fecha en especial como si el destino hubiese unido a dos almas solitarias y frente a ello no podía negarse pues vislumbraba que por algo había sido.Lentamente intuía que Feliks se animaba de a poco y él también pues ahora podría preparar alguno de esos exquisitos guisos moscovitas y, tendría con quién compartirlo.

-No opino lo mismo Feliks, creo que los psicópatas siempre despiden algo que hace alertar a quienes tengan los sentidos alertas... - bromeó y con su cálida sonrisa le observó unos segundos para luego invitarlo con un gesto a caminar -Gracias por aceptar, es difícil estar solo en estas festividades, especialmente en un país extraño - comentó sin perder su aire de tranquilidad.

Su cuerpo ya se había acostumbrado al frío, el tránsito era cada vez más escaso y mirando su reloj comprendió que si todo salía bien estarían cenando para Nochebuena. Caminaban en silencio y lado a lado, eran los únicos transeúntes y era agradable sentir a ese hombre a su costado, rozándole el brazo de vez en cuando y tan silencioso...Ese silencio de su compañero le resultaba intrigante, él tampoco hablaba más de lo necesario pero aquella noche decidió que sería bueno conocer un poco a más a ese hombre, mal que mal lo había invitado a su apartamento. -¿En qué trabajas? Yo soy guardia de seguridad en un Bar cercano, como vivo sólo junto a dos compatriotas para mi es natural pasar esas fechas sin compañía ya que ellos tienen familiares en Moscú y viajan en forma constante...Pero, a veces me gusta recordar que ésta fecha es especial y celebrarla ¿A ti no te sucede? - sonrió mirándolo, hacían una buena pareja sin demasiados contrastes entre ellos, al menos eso era lo que se veía a simple vista aunque era bueno analizando a las personas y, aquellos más dados a la hiperactividad no podían estarse quietos aún cuando estuviesen deprimidos.

Pero Feliks no parecía ser de esa clase, realmente empezaba a sentirse más que intrigado pues mientras más observaba a ese atractivo hombre de ojos maravillosos, menos lograba hacerse una idea de cómo podría ser en el trato diario. Miroslav suspiró cuando cruzaban una calle y señalándole un bloque de apartamentos de aquellos que usaban la clase media o trabajadora susurró: -Allí vivo, esta es una zona tranquila o tomaría más precauciones cuando salgo a caminar, dejé la calefacción encendida así que no te helarás mientras cocino algo - sin querer rozó una de sus manos con la suya y ruborizándose un poco caminó hacia el edificio dónde un conserje bien vestido y de mediana edad les dio la bienvenida.


24 de Diciembre | 22:15 PM | Ernst Thälmann-Park | Feliks Axmann | ?

Ramona


Última edición por Miroslav Kozlov el Dom Ene 13, 2013 1:40 pm, editado 1 vez


Miroslav Kozlov
This hurricane's chasing us all underground.
avatar
Miroslav Kozlov

Mensajes : 50

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm With You, con Miroslav Kozlov

Mensaje por Feliks Axmann el Miér Ene 02, 2013 1:12 am






I'm With You



Ernst Thälmann-Park ▲ 24 de Diciembre ▲ 22:15 Hrs ▲ Con Miroslav Kozlov
Sonaría desinteresado, sí, pero sería mentir si decía que le importaban mucho las intenciones del otro, no porque le fuese del todo indiferente, era un hombre apuesto, y aunque le costaba un poco ver sus ojos en esa suave penumbra del pequeño puente, se notaban increíbles, y no le molestaba, no ese día, ni a esas alturas, ni después de todo lo vivido, que alguien quisiera simplemente seducirlo, ¿Así empezaban las cosas, no? Suspiró, a modo de darse más energía, sin deseos de fastidiar la noche del otro, que le invitaba tan amablemente… mejor aprovechar ese agradable trato.

Le sonrió desde el costado, para comenzar a caminar.

Ya lo creo –Respondió con la sencillez de cada segundo, mirándolo de reojo, para no parecer el acosador del año. Esa Navidad parecía especialmente solitaria, al menos, para las calles, que permanecían casi del todo desoladas, como si en esa ocasión todos hubiesen decidido que lo indicado era pasarlo en familia, en casa, desde el principio hasta el final.

Su respiración parecía frágil, tan ligera, algo quebrada por el frío que le calaba, aunque le revivía. Nariz roja, mejillas rosadas, todo por esa escarcha invisible que era el cielo a su avance, pues, ¿No era desde el suelo al infinito, cielo? Entonces, estaba en el cielo con Miroslav, el ruso amable, el de ojos azules, el que le acompañaría en su primera Navidad. Recordó a Santa, ese gordo de rojo y barba blanca, ¿Había sido un mal chico? Probablemente su peor error fue hacer sentir mal, como vio, a un hombre que todavía no lograba arrancarse de la cabeza, pero, por suerte, sí del corazón. No por insensible, no por fácil, sabía qué era lo mejor, y probablemente una disculpa limpiaría su consciencia, pero no era cínico, sabía que debía ser una real, una útil.

Su chaqueta rozada el abrigo ajeno, por el brazo, a veces, y se dio el lujo, sin importar nada, de imaginar que estaban en una cita, que él era un hombre normal, intentando ganar lugar en el tiempo de alguien, y que ese alguien era ese ruso de acento encantador. Le miró unos segundos.

¿En qué trabajo –Bien, le descolocó un poco la pregunta, pues, ¿Cómo decirle que era un Terrorista? ¿Un Hacker? El otro podía enviarlo a la mierda, y estaba disfrutando tanto hasta de su silencio, que dolía imaginarlo. Y además, ¡Sí! Tenía un trabajo.– Soy… asistente de bartender –No sabía si eso era un puesto conocido, pero ayuda a Herr Aengus, y el mismo era el encargado de la barra, ¿No?– También trabajo en un bar, uno muy especial –Odió comenzar con secretos, pero sin saber con quién trataba… ¿Por qué pondría en peligro al hombre?

En realidad… nunca he celebrado esto –Admitió con la mejillas siempre coloradas del frío, lo que ocultaba su verdadera pena por aquel hecho tan… tonto.

Miró el bloque departamental, sonriendo al instante, pues le hizo pensar en todo lo que a él le gustaría para un hogar, que era algo simple, nada lujoso, pues, en realidad, prefería ser discreto, le gustaba esa capacidad de provocar intriga, el ser capaz de esconder su nombre del mundo, para que, al menos, le diera algo de importancia al hecho de conocerlo.

Calefacción. Herr Aengus tenía un corazón muy grande, rudo, tal vez, tatuado, claramente, pero no tenía calefacción, y aunque le había dado un montón de mantas para que no pasara frío, no había nada como dormir ligero, y a la vez, tibio. Sólo sonreía, olvidado de la tristeza de estar solo en nochebuena, sintió esa mano tocarlo, y fue osado, quizás porque sus dedos estaban fríos, o por simple capricho, por simple atracción, le tomó la mano, entrelazando los dedos, como si fuese algo de siempre, y sonrió al conserje, como quien sabe que no lo van a detener, pues tiene la confianza del amante, del que es querido.

Sin decir nada, siguió caminando a su lado, aunque ahora, unido a él.

No eran ganas de saltarle encima, y no iba a decirle que, de pronto, por lo bonito de sus ojos, le quería de novio, y otras cursilerías que, quién sabe, le costaría conseguir. No, no era un romántico, no era una muchachita, pero… Miroslav tenía los dedos tibios, suaves, y él quería sentir eso, y en suma, lo apacible de un alma recién conocida.

made by allmydemons for caution


HOW TO BE BRAVE? HOW CAN I LOVE WHEN I'M AFRAID TO FALL?
FELIKS-ELKE AXMANN MAGNUSSEN
avatar
Feliks Axmann

Mensajes : 88

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm With You, con Miroslav Kozlov

Mensaje por Miroslav Kozlov el Jue Ene 03, 2013 10:52 pm

















I'm with you

Todo era tan calmo y apacible como una taza de leche, el conserje era un hombre de mediana edad y siempre impecable y sonriente pues también era un inmigrante y eso, se adivinaba en sus rasgos, el hombre le tenía simpatía a esos tres rusos que eran bastante tranquilos. Miroslav se sorprendió cuando Feliks le tomó la mano pero no hizo ningún ademán para apartarlo ni demostró extrañeza, tal vez era algo nacido del ambiente navideño o de su simpatía mutua, apretó levemente aquellos dedos que se le antojaron algo frágiles como la figura de su compañero en aquellas festividades. La calma era algo que agradecía ya que no conocía otra forma de ser, desde que había perdido a sus padres que su vida transcurría de aquella forma sin grandes sobresaltos o locuras. En ocasiones deseaba cometer alguna pero su sentido común era mayor y prefería lo conocido y más cómodo.

Aún iban de la mano cuando caminaron por el pasillo, el lugar era espacioso e iluminado, Miroslav abrió la tercera puerta a la izquierda y dejando la puerta abierta encendió las luces al tiempo que se quitaba algo de ropa. El apartamento era de un color blanco y estaba impecable demostrando el carácter marcial de sus ocupantes, las cortinas eran de un tono azul pálido y todo estaba en orden. El ruso se dirigió a la cocina y abriendo una alacena comenzó a buscar algo para preparar, su especialidad eran los guisos pero al mirar el reloj mural comprendió que no tendría tiempo por lo que optó por preparar una pasta italiana con salsa napolitana. Girándose hacia Feliks puso agua a hervir en una cacerola y con una sonrisa le dijo: -Feliks, ponte cómodo...No tardaré mucho, puedes buscar algo de música o bien hablarme no me molesta y, puedo cocinar de todas formas.

Así era él, muy afable y cortés aunque pudiera parecer frío o poco cálido, pero le costaba pasar del límite de la amabilidad a demostrar la otra gama de emociones. Mientras picaba verduras y vigilaba el agua no dejaba de lanzar miradas de amabilidad a su invitado y, mientras el agua hervía y ponía las pastas en ella sonrió y exclamó: -Si vienes en otra ocasión te cocinaré algo ruso, ahora tenemos poco tiempo y las preparaciones requieren más tiempo...¿Sabes cocinar? - Se apoyó en el mesón mientras dejaba que la comida se cocinara con lentitud y, yendo al refrigerador sacó un par de cervezas y le tendió una a Feliks.


24 de Diciembre | 22:15 PM | Ernst Thälmann-Park | Feliks Axmann | ?

Ramona


Última edición por Miroslav Kozlov el Dom Ene 13, 2013 1:40 pm, editado 1 vez


Miroslav Kozlov
This hurricane's chasing us all underground.
avatar
Miroslav Kozlov

Mensajes : 50

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm With You, con Miroslav Kozlov

Mensaje por Feliks Axmann el Sáb Ene 05, 2013 10:35 pm






I'm With You



Ernst Thälmann-Park ▲ 24 de Diciembre ▲ 22:15 Hrs ▲ Con Miroslav Kozlov
Claramente, el conserje estaba en una situación similar a la del hombre que iba ahora prendido de sus dedos, cosa que, trazando líneas, se daba, jamás había hecho con nadie antes. Nunca cruzó sus dedos con otro ser, daba igual lo que fuese; no a voluntad. Todos extranjeros, notó que Alemania era un país muy abierto a recibir, aunque seguro que ellos tenían sus buenas razones para estar allí. Y aunque quería preguntarle a Miroslav, lo guardó para otro momento.

Hallada la tercera puerta a la izquierda, entró detrás del mayor, que encendió la luz de la cálida morada. Fue precavido, eso sí, pues no podía costearse fácil un resfriado, y tardó en desabrigarse. Dedicándose a explorar con pasos ligeros y curiosos, aunque él mismo, sereno, el apartamento. Denotaba un orden que sólo había visto en la televisión, cuando aparecían, de vez en cuando, las instalaciones de los militares o similares. Si no vivía solo, seguro entonces que estaban allí por trabajo, y si los tres eran tan pulcros como se veía, seguro que ese trabajo era más descomunal de lo que él pensaba, y no era sólo ese del bar. Justo al voltearse el hombre en cuestión, ya estaba analizándolo con discreción.

En silencio se quitó la chaqueta, y aunque hacía un calorcillo agradable en el cuarto, su suéter no era lo suficientemente grueso como para molestarle, ese gris claro que le quedaba un poco holgado, y se veía suave con sus finos hilos, que no eran los más costosos, pero que le salvaban de morir congelado.

Ambas cosas –Afirmó qué haría, acercándose a la radio, que estaba junto a una hilera de discos compactos. No había nada demasiado escandaloso ni perturbador, cosas de corte más tipo Jazz o R&B, y ver hasta algunos ejemplares de Bublé en perfecto estado le hizo saber que esos sujetos probablemente no estaban tanto tiempo en ese lugar. Volvió a mirar de reojo al ruso, y sin decir nada por un rato, dejó que las tonadas de ese al que le decían el nuevo Sinatra, invadieran relajadamente, a un volumen de ambiente, cada rincón. Le sonrió, tomando camino hacia él.– Sólo dime cuándo y vendré –Respondió con esa humildad que delataba su vida de sacrificios, agradecido de muchas cosas que para los demás eran triviales, Félix se sentía hasta honrado de poder estar siempre en un lugar bonito, aunque no fuese suyo, y aunque fuese a irse pronto.

Le gustaba estar allí, y le gustaba más estar con Miroslav, pues era tranquilo, amistoso, y con ese límite que ponía, dejando todo en amabilidad, no quería jugar, pues también le gustaba que, de pronto, pareciese inalcanzable.

Algo, llevo unas cuantas semanas aprendiendo, pero las pastas se me dan bien –No quería sonar presumido, pues, en realidad, la arrogancia le faltaba, pero podía admitir que en eso servía, y quizás darle al otro una razón para sentir algo de admiración por un solitario muchacho que se encontró, cual cocker bajo la lluvia, en el parque, lazando piedritas a falta de otras razones para querer seguir con su vida, esforzándose por ella.

Confiado, tomó la cerveza, y luego de abrirla y darle un sorbo, abrió la cajita en la cual la salsa, y terminó de picar las verduras que Miroslav dejó a medias para atenderlo. Sin desear tapujos, estaría más cómodo actuando con naturalidad, que no le costaba nada, pues todo él era un manojo de espontaneidad, a falta de otra educación que exigiera mantener ciertas conductas que exigieran ser “educado”, por no decir hipócrita o eufemista. Aunque claro, no podía aplicar eso a todos, pues Miroslav no parecía una persona falsa, y eso lo hacía, a sus ojos, encantador.

¿No tienes mascotas? –Preguntó con soltura. Las mangas de su suéter ya estaban arrugadas contra sus brazos, para no ensuciarlas, y sus manos limpias demostraban que no eran usadas para nada demasiado exigente, pues se veían tersas, limpias desde luego, hasta las uñas estaban bien tratados, o no abusadas. Es que no recordaba tampoco, y como ejemplo, nunca haber golpeado a nadie, ni por defenderse, que lo hacía, desde luego, todo demasiado complicado.– Siempre quise un San Bernardo –Admitió, sin ocultar en su tono que, con honestidad, cualquier perro estaría perfecto para él, o cualquier mascota que pudiese expresar lealtad.

Se olvidó de las horas, de la Navidad, de por qué estaban allí, y sólo disfrutó el hecho, sin reclamos, de poder acompañarlo.

made by allmydemons for caution


HOW TO BE BRAVE? HOW CAN I LOVE WHEN I'M AFRAID TO FALL?
FELIKS-ELKE AXMANN MAGNUSSEN
avatar
Feliks Axmann

Mensajes : 88

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm With You, con Miroslav Kozlov

Mensaje por Miroslav Kozlov el Dom Ene 06, 2013 3:12 pm

















I'm with you
A medida que los minutos transcurrían le gustaba más ese joven tranquilo y aquella misma tranquilidad le impulsaba a querer preguntarle qué hacia en el Parque realmente pues aquella tristeza que había advertido en sus ojos, que aún no definía ni como azules ni verdes, Pero acababan de conocerse y él respetaba los sentimientos y espacios ajenos. Escuchando esa agradable música de fondo comenzó a poner la mesa notando que ni siquiera tenía un árbol navideño y tomando nota mental de que el próximo año pondría uno aunque fuera pequeño.

El aroma de la salsa casera comenzaba a invadir el ambiente y, mientras ponía los cubiertos le pidió con suavidad a Feliks: -¿Podrías sacar el vino de la alacena? El vodka es demasiado fuerte y podemos beberlo después - Caminó hacia la cocina y negó con la cabeza: -Nunca estamos en casa o sólo llegamos a dormir, una mascota se aburriría o pasaría gimiendo en caso de un cachorro...Cuando vivía con mi tía tenía muchos animales a mi alrededor: Caballos, vacas y conejos - sonrió recordando esa época que no había sabido apreciar bien por hallarse tan deprimido.

Sacando dos platos comenzó a servir la pasta directamente de la olla, ésta se veía sumamente apetitosa y echándole salsa con un cucharón le sirvió primero a su invitado y luego a él, sentándose en la mesa procedió a alzar su copa y mirando a su compañero a los ojos murmuró: -Salud, por nochebuena y también por habernos conocido...Feliks - bebió lentamente y comenzó a comer sin prisas observando la expresión ajena con interés -¿Y bien, me contratarías como cocinero o deberé seguir dedicándome a atrapar terroristas? - finalizó con una sonrisa inocente.


24 de Diciembre | 23:18 PM | Ernst Thälmann-Park | Feliks Axmann | ?

Ramona


Última edición por Miroslav Kozlov el Dom Ene 13, 2013 1:39 pm, editado 2 veces


Miroslav Kozlov
This hurricane's chasing us all underground.
avatar
Miroslav Kozlov

Mensajes : 50

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm With You, con Miroslav Kozlov

Mensaje por Feliks Axmann el Lun Ene 07, 2013 9:35 pm






I'm With You



Ernst Thälmann-Park ▲ 24 de Diciembre ▲ 23:25 Hrs ▲ Con Miroslav Kozlov
Seguramente le habría contado, puesto que, a esas alturas, no mucho importaban los secretos, y era lógico que terminaría confesando; era Navidad, después de todo, y Miroslav era tan encantador, seguro que sólo hacía falta, sí, que con esa voz que tenía le dijese: ¿Qué sucede? Y tal vez hasta estallaría, y dejaría fluir más fácil que nunca todos sus horrores, y admitiría que seguía adelante cuando pensaba que siempre había alguien peor, y que contenía todo, porque si no el golpe era más bajo y doloroso cuando se dejaba manejar, cuando era demasiado dócil, “torpe”, como él decía.

El árbol y su ausencia no brillaron a sus ojos, que poco entendían de ese espíritu, indagado en una computadora, como haría ese pequeño robot, el que organizaba la chatarra en cubos, y descubría el pasado de la humanidad frente a una pantalla, proyectada por esa amiguita suya: E.V.A., o lo que fuera. Rió solo, cuando se pensó como un Wall-E humano, con esa mirada sobrecogedora, y tal vez su ser súper tecnológico era un ruso, como debía, y precisamente, Miroslav. Divagaba, siempre había un momento en que lo hacía. Conocía tan pocas cosas, y aun así era capaz de hacer tantas comparaciones. La salsa comenzaba a hervir debajo de sus narices, de modo que bajó el fuego, antes de asentir con entusiasmo a la petición, sacando el vino, cauteloso de no romper o botar nada.

Tiene sentido –Admitió, sin ocultar la fascinación al oír sobre animales que para él no eran más que cuentos de hadas, pues nunca tuvo oportunidad de ver a una vaca frente a frente, aunque a algunos conejos sí, en las tiendas, mas, caballos tampoco le eran demasiado familiares, fuera de las fotografías.– Me gustaría ver alguna vaca o un caballo –Añadió luego, dejándose servir, mirando el resultado apetitoso del trabajo que hicieron, sonriendo a ese salud, tímido como cualquiera que no sabe más que su deber de chocar la copa.

Comiendo, se sintió ahogar cuando Miroslav mencionó con inocencia ese verdadero trabajo. Lo había previsto, lo imaginó, y se odiaba de pronto por ser una de esas cabezas que el otro debía cortar.– No me da miedo morir pero… creo que de todas formas te contraría –Respondió, tan natural como pudo en admitir su condición de bestia, de creador de terror, y aunque él era un muchachito algo abusado detrás de una pantalla, ¿Qué serían sin él esos inútiles que creían que funcionarían más rápido a telégrafo? No era un ideador, pero si un mediador, el de los recursos, el de los contactos, el de los lugares y los secretos. Era, él sólo, la computadora completa de los Terroristas, y así como podía elevarlos, podía destruirlos. Mas siempre debatía, su humanidad lo detenía de querer ser un ladrón de vidas, pues, buenos o malos, existían daños colaterales, y quizás él y otros pocos serían los únicos no llorados en esas filas endemoniadas, donde cayeron los desdichados pero fuertes, los rechazados, los olvidados.

made by allmydemons for caution


HOW TO BE BRAVE? HOW CAN I LOVE WHEN I'M AFRAID TO FALL?
FELIKS-ELKE AXMANN MAGNUSSEN
avatar
Feliks Axmann

Mensajes : 88

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm With You, con Miroslav Kozlov

Mensaje por Miroslav Kozlov el Dom Ene 13, 2013 1:38 pm

















I'm with you
Aún no terminaba de comer y de pronunciar algún esbozo de su profesión cuando la respuesta de su compañero le dejó perplejo unos segundos, los que se tardó en procesar aquella implícita información. ¿Ese hombre de ojos tan cautos era un Terrorista?. Su primer pensamiento fue que no podía ser verdad pero los años de experiencia le habían enseñado a conocer a las personas, tras una ojeada breve él sospechaba que ese hombre solitario ocultaba algo y, en ocasiones quienes más inofensivos parecían eran los capaces de acciones más destructivas. Se sintió atrapado entre el deber y el querer pues le simpatizaba y, mientras continuaba comiendo la exquisita pasta simulando no haberle oído comenzaron a oírse repiqueteos de campanas y toques de bocina anunciando que ya era Nochebuena.

El ruso alzó su copa de vino con una sonrisa, había invitado a ese hombre a su casa, había cocinado para él y ahora la realidad se imponía, pero hasta los enemigos más acérrimos eran capaces de hacer una tregua en Nochebuena, e incluso había un par de bellas películas bélicas que relataban hechos reales justamente con ese tema. Podría hacerlo y también saber específicamente qué clase de Terrorista era Feliks: -Feliz Navidad,Feliks - exclamó y tras mirarlo a los ojos bebió sin dejar traslucir sus pensamientos. Las campanadas cesaron al sumar doce de ellas y fue ahí cuando decidió hacer las preguntas de rigor siempre sonriendo e instando a platicar -¿Eres un Terrorista? No lo pareces, pero tampoco pareces ser de los que bromean con esas cosas...Sería una contrariedad, pues yo soy de la RSV y las agencias extranjeras estamos acá para combatirlos - levantó la mesa y dejando los platos en el fregadero se sentó nuevamente en frente y continuó al tiempo que les servía más vino a ambos - Hoy haremos una tregua de Nochebuena, puedes decirme lo que sea y yo, lo olvidaré mañana...Lo mismo va para tí, si resultas ser un Terrorista me temo que la próxima que nuestros caminos se crucen yo no seré tan amable. Amo mi trabajo y la sociedad debe poder dormir tranquila...¿Por qué escogiste ese camino tan detestable? .

En sus ojos había incredulidad y extrañeza, no entendía cómo algunos hombres amaban herir y causar problemas sólo por pensar distinto. Él era más bien del tipo pacifista y nunca había matado a nadie pero ello no le impedía poder llegar a ser muy severo aunque jamás brutal. Mientras bebía sintiendo el delicioso sabor del vino tinto y sintiéndose pese a todo,acompañado. Pensó que podría hacer que Feliks cambiase de opinión, no en una noche o dos pero si con el paso del tiempo pues lo notaba distinto y no advertía en él esas señales de crueldad o maldad verdaderas.


25 de Diciembre | 00:10 PM | Ernst Thälmann-Park | Feliks Axmann | ?

Ramona


Miroslav Kozlov
This hurricane's chasing us all underground.
avatar
Miroslav Kozlov

Mensajes : 50

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm With You, con Miroslav Kozlov

Mensaje por Feliks Axmann el Lun Ene 14, 2013 1:17 am






I'm With You



Ernst Thälmann-Park ▲ 24 de Diciembre ▲ 23:25 Hrs ▲ Con Miroslav Kozlov


Justificaba esa perplejidad, pues él mismo a veces se cuestionaba: ¿Cómo era posible que fuese un Terrorista? Aunque le gustaba pensar que iba por tipos, que él asustaba en su propio territorio, y los demás se encargaban de, bueno, aterrar al mundo. Era una libertad extra, de todas formas, ser parte de ellos; más leales que la CIA, menos racistas que el MAD, y menos impresionables que los rusos. Ni mencionar a la Resistencia, una simple espinilla. Aunque Axmann era un hombre que no era más que fiel a los que quería, pues había aprendido con el tiempo que no todos darían todo por él, y creía a ojos cerrados que Herr Aengus o algunos de sus clientes más frecuentes del bar jamás se atreverían a alzar armas contra él, pues él tampoco haría nada para perjudicarlos. Y si algún día se separaba de ellos, los más cercanos perdurarían, y los que debían, harían sufrir.

Nervioso se sintió ante esos ruidos que anunciaban algo, ¿Pero qué? ¿Acaso había pasado algo malo? Se olvidó del tema por la simple impresión, y porque no le importaba tanto lo que fuesen como lo que hacían, después de todo, Terrorista, Ruso, Yankee o Alemán, simples hombres, simples títulos, todos alzaban armas, todos mataban, todos eran igual de asesinos. Por eso le daba igual.

Miroslav alzó su copa, y entonces comprendió lo que debía. Era media noche, Nochebuena. Por primera vez un Feliz Navidad atravesaba sus oídos, para recalcarle que había llegado lejos en su decisión de ser alguien normal. Lo imitó, sonriendo, algo apenado de repetir el saludo de Navidad, mas bebió a gusto, poco, sin alcanzar a contar como doce las campanadas de esa fecha.

Lo soy –Susurró, todavía sin arrepentirse de lo que había declarado, como ponerse una soga al cuello. Asintiendo, demostró entender el porqué de las estadías extranjeras, y escuchó la pregunta, no sin removerse en su asiento.– En ocasiones, uno no tiene mucho qué elegir, y no dudo que entiendas eso –Respondió con serenidad, comiendo igual de calmo, pues no valía la pena olvidar esa grandiosa cena por algo que no se saldría de control.– Y ya que olvidaremos todo, soy hacker –Añadió, sonriendo sin burlas, sin arrogancia, como si hablasen de trabajo, como el Señor y la Señora Smith, aunque sin tanto tapujo.

Me considero más bien como el único miembro de un servicio de inteligencia, más partidario de otro tipo de combates, y no por librarme de lo que los míos han hecho, muchos, simplemente, seguimos ordenes –Se alzó de hombros, bebiendo un poco más de vino, del cual no podía apreciar nada, aunque la botella lo probase como uno bueno, porque para él muchos licores eran iguales. No era refinado, apenas si sabía algo de cultura general. Ignorante.

Pero no sé, yo veo las cosas en una pantalla, y para mí, todos los que están en esta guerra, hacen lo mismo que todos –Se sinceró un poco, para probarle tal vez, como a nadie, que él no era un peón sin mente ni albedrío propio.– Es como si tu padre te ofreciese ver el mundo, y te entregase un arma, y te diga que te pagarán por lo que harás –Su plato ya estaba vacío.– Aprendes a pelear, haces amigos, y de pronto, entre los tuyos, serás un héroe, porque cuidarás el nombre de tu pueblo con amor y confianza –Su voz era tenue, la voz del corazón de un hombre que vivía más cercano a todo de lo que se pensaba.– Amedrentar con tus armas, defender el honor, cuidar tu bandera –Suspiró.– Al final, todos llenamos de sangre a la paz, como cuando la ONU lleva a sus soldados, que son, supuestamente, las fuerzas de paz, y decir que no se puede de otra manera –Miró a los ojos al ruso.– Yo no soy más que un hacker, y aun así, lo único que veo son medallas llenas de sangre y cicatrices que dolerán demasiado, como Terrorista, como lo que seamos –Terminó su copa de vino, y le sonrió un poco.– ¿Así gira el mundo, no? Sobrevivir es lo que hacemos, y cuidamos cosas injustificables, pero… Es sobrevivir, ¿Cierto? –Concluyó.

Se descubrió entonces más reflexivo de lo que él mismo creía, y resopló con calma, porque era Navidad, y no le tenía miedo a Miroslav.

¿Qué viene después de la cena? –Preguntó, mirando a todos lados con lentitud, para recordar ese apartamento, y después memorizó al ruso, para recordar su primera Navidad, y quizás, quién sabía, la última.

made by allmydemons for caution



HOW TO BE BRAVE? HOW CAN I LOVE WHEN I'M AFRAID TO FALL?
FELIKS-ELKE AXMANN MAGNUSSEN
avatar
Feliks Axmann

Mensajes : 88

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm With You, con Miroslav Kozlov

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.