Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Foro RPG Crossover Naruto/Inuyasha {afiliación normal}
Mar Mar 12, 2013 12:17 am por Invitado

» un probemilla y unas duditas
Vie Mar 08, 2013 10:48 am por Maggie Grace

» Inferio RPG ~ Afiliación Elite {Nuevos Botones y Nuevo Dominio}
Jue Mar 07, 2013 10:37 pm por Invitado

» Don't say no {Brontë
Miér Feb 13, 2013 3:03 pm por Emily Brontë

» • Confieso qué...
Miér Feb 13, 2013 10:56 am por Arthur Worth

» Memento Mori (normal) Ya somos casi 60 pjs. on rol.
Mar Feb 12, 2013 8:08 pm por Invitado

» Golden Eyes Revelaciones {Vampiros RPG +18} || Cambio de Botón
Mar Feb 12, 2013 2:17 pm por Invitado

» Death & Memories//Twilight RPG//Normal
Mar Feb 12, 2013 9:52 am por Invitado

» Sol de Medianoche- Afiliacion Normal
Jue Feb 07, 2013 1:19 am por Invitado

» Poison Paradise [Elite]
Mar Feb 05, 2013 2:52 pm por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 96 el Sáb Dic 30, 2017 1:08 pm.
PROXIMAMENTE

Afiliados


{8/9}
______________________________

{40/54}

Pánico en New York || Sarah Alman

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Pánico en New York || Sarah Alman

Mensaje por Gustav Maier el Jue Ene 03, 2013 2:27 pm

Recuerdo del primer mensaje :


Pánico en New York



Sarah Alman Θ Nublado Θ 04 de Enero

Ámsterdam...Ese era el lugar con el que soñaba pero sus misiones siempre le llevaban a otros lugares, Francia o ahora Nueva York que veía a través de la ventanilla del taxi. Negros, asiáticos, latinos y europeos se mezclaban por las calles haciendo de aquella ciudad una mezcla muy interesante. En la radio del taxi sonaban canciones turcas o algo similar ya que el conductor parecía un árabe pero no cesaba de parlotear diciéndole la de maravillas que existían en la ciudad, llevaba hablando desde que se había subido al taxi y, mientras avanzaban por la Quinta Avenida el rubio comenzaba a fastidiarse de tanta palabrería e inclinándose hacia adelante le susurró en un inglés impecable: -Hombre, no es primera vez que vengo y tu palabrería me está causando una migraña así que detente aquí - Le señaló un hotel que sobresalía entre tiendas de diseñadores y marcas de renombre, los terroristas pagaban y con la de asaltos bancarios que habían hecho en los últimos años bien podía darse el lujo de estar en un hotel caro. El hombre refunfuñó algo en su idioma natal y estacionó mientras le daba la cifra final por aquella carrera, Gustav pagó y el mismo sacó su maleta aunque ese no era el Hotel dónde debía hospedarse, aguardó a que el hombre se fuera y se acercó a preguntarle a un botones que ya se había acercado a él, por el hotel que buscaba.

El "New York Palace Hotel" se encontraba sólo a un par de calles de ahí y justo enfrente de la St. Patrick s Cathedral por lo que no podía perderse. Gustav avanzó moviéndose con agilidad entre el gentío, su estatura era un punto a favor, su cicatriz y la cara de pocos amigos hacía que su avance fuera rápido. Mientras caminaba pensaba en que debería haber ido acompañado y, que junto a "alguien" podrían haber dado una paliza a esos negros bravucones...La idea le hizo sonreír y pensando esa clase de cosas llegó al monumental hotel, lo había visto a través de internet pero en directo era aún más imponente con su torre contigua de 55 pisos. El rubio buscó en su bolso de mano y rezó porqué Feliks le hubiera reservado una habitación en un piso menor pues con su fobia a los ascensores,realmente lo mataría si el hacker le había reservado en el mismo piso 55. Buscó el pasaporte falso que lo presentaba como Ducky Bolton y reprimió un suspiro de fastidio recordando mentalmente que asesinaría a Feliks por ello...Al levantar la vista vio que un hombre sonriente aguardaba y entregándole su maleta intentó mostrarse agradable, cortés y tarado como ese jodido nombre que tenía. Ambos caminaron a la recepción y allí se enteró que su reserva estaba para una habitación doble en el piso 23, rió y se mostró encantado y mucho más cuando le explicó al botones que, de ninguna manera subiría en ascensor hasta allá, el hombre lo miró y luego al de recepción y Gustav supo lo que pensaba y dándole una palmadita en el hombro le dijo: - Ve por el ascensor y espérame allá, subiré por las...escaleras.

Con una falsa sonrisa respiró hondo y comenzó a subir, en cada peldaño maldecía internamente al Hacker y esperaba que se rompiera una pierna allá en Berlin por semejante jugarreta, cuando iba en el piso 12 notó que comenzaba a cansarse pero tras un breve descanso prosiguió sintiendo cada unos de sus años en los pisos siguientes, al llegar al 23 respiró hondo y vio que el botones le aguardaba allí fuera del ascensor, el hombrecillo se le acercó y le comentó mientras avanzaban por el pasillo alfombrado que le parecía admirable aquello de subir los 23 pisos a pie. Gustav sólo sonrió y mientras el hombre abría la puerta de su habitación, le dio una propina y se dirigió al minibar a buscar agua, la necesitaba. Destapando una botella de "Evian" bebió un gran sorbo mientras se quitaba el abrigo y lo dejaba sobre el sofá. La habitación era admirable y la vista aún mejor, estaba templado y mientras caminaba hacia los ventanales pensó en lo que debía hacer en Nueva York.

Para su desgracia no se trataba de volar nada, simplemente entregar un sobre a un contacto terrorista llamado "Abraham" el cuál debía estar en un Bar determinado a una hora determinada al día siguiente, su estadía contaba con 4 días por lo que tendría 2 para hacer lo que quisiera, tal vez si tenía suerte se escapara a Las Vegas y, aquella idea sirvió para animarle el día o la tarde...En realidad no tenía idea de la hora y al mirar a través del ventanal vio que bien podían ser las 14:00 o las 17:00 y, mientras le enviaba un mensaje a Feliks advirtiéndole que se las iba a pagar dejó la botella de agua mineral sobre la mesa de centro y respiró con nostalgia, caminó al baño y decidió darse una larga ducha pensando en que un día recorrería el mundo pero, acompañado. Al finalizar se enfundó en una bata blanca y se dedicó a ver Televisión mientras buscaba en su móvil la manera de averiguar la hora, no estaba cansado y tras un rato de hacer zapping viendo la de inutilidades que vendían por TV se aburrió y vistiéndose con jeans y un suéter de cachemira gris decidió subir al Bar pues era la atracción y se encontraba en la azotea.

Gustav buscó la llave de la habitación y, tras caminar por el pasillo miró largo rato el ascensor y decidiéndose optó por subir en él mientras sentía un nudo en la garganta. Odiaba los lugares pequeños y allí se sentía dentro de una caja de fósforos. Nadie más iba en él y, cuando éste se detuvo en el piso 34 alzó una ceja y aguardó, las puertas metálicas se abrieron y una mujer entró en él sin mirarlo siquiera. Sonrió y mientras se apoyaba fingiendo una tranquilidad que estaba lejos de sentir se frotó la barbilla recién afeitada y con un tono de ironía típico de él comentó: - ¿Qué posibilidades hay de tener sexo en este ascensor contigo...Rubia? - su sonrisa se amplió observando la figura de la joven, se veía bastante mejor vestida de esa manera y sin tanta ropa. Además encontrarla ahí, era bastante extraño y en el mismo hotel, no creía en las coincidencias y mientras caminaba para acercársele por detrás añadió: -Si fuera desconfiado creería que me sigues porque no puedes estar sin mí, o que eres masoquista y los puñales te atraen tanto que eres capaz de viajar miles de kilómetros para sentir uno ¿O me equivoco? - mientras hablaba presionó el botón y el ascensor se detuvo en el piso 42, fastidiar a esa mujer en particular era algo que no tenía precio ni comparación.
Thanks Sophie.


Última edición por Gustav Maier el Mar Ene 08, 2013 2:00 pm, editado 3 veces


no light in your bright blue eyes
You are the hole in my head, You are the space in my bed, You are the silence in between,You are the night time fear, You are the morning when it's clear...You're my head, you're my heart
avatar
Gustav Maier

Mensajes : 236
Localización : Alemania
Ocupación : Periodista

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Pánico en New York || Sarah Alman

Mensaje por Sarah Alman el Sáb Ene 12, 2013 6:43 am


Me desperecé y bostecé. Estaba siendo un graaan día, ningún día que empezara con un buffet y tortitas podía ser malo, menos, si antes de la comida, ya había un tipejo menos en el mundo gracias a mi. Me encogí de hombros y sonreí al rubio.
-¿Paliza? Te puedo asegurar que si se la llego a dar ayer no le reconocerían ni por las huellas dactilares- comenté viendo al cadáver la cara hinchada y amoratonada y recordando al chorizo del día anterior.
Tomé el abrigo de Gustav mientras lo veía arrastrar al tipo, aunque mi vista se fue más para los gatos a los que acercándome con cuidado, incluso logré se dejaran acariciar. Me encantaban los gatos y extrañaba a Jude, aunque sabía que mi engendro peludo estaría bien, era lo bueno de aquellos animales, siempre estaban bien y no dependían de nadie, se las apañaban bien solos.
Me puse incorporé tras unos segundos acariciando a los gatos pues aunque se me hicieran más agradables de tocar que al cerdo que acababa de despachar seguía sin olvidar que estaba sucios y que tendrían pulgas y casi cualquier cosa. Por un momento, en un arrebato infantil, me planteé cómo sería ver al rubio rascándose hasta el alma por culpa de unas pulgas en su abrigo... Pero por muy divertida que fuera la idea ahora él era algo así como un... ¿Compañero? Nuestra relación era rara, retorcida y a quién fuera que se la contase, me tacharía de loca. No podía haber dos personas más diferentes y lo que los hacía tan diferentes y de difícil trato entre nosotros, resultaba ser, de forma irónica, que nos parecíamos demasiado en muchas cosas. Pero aveces lo extraño e incomprensible, lo mal visto, era lo más divertido.
-Ya puede ser una buena celebración, al fin y al cabo hice tu trabajo- puntualicé divertida apoyando levemente mi espalda en la pared, con rostro desinteresado. Nuevamente, el rubio y sus cambios de humor me hacía tener que contener una risa.
Me puse su abrigo y lo cerré para tapar cualquier rastro de sangre... Si lo hubiese sabido esa mañana me hubiese "vestido para matar", pero él al menos iba de negro además de que la que había apuñalado unas veinte veces un cuerpo era yo, no él. Me dejé tomar de la mano, asumiendo que entre las raras costumbres del rubio estaba comportarse como un caballero o como se llamara a eso... Un caballero con ideas perversas, demasiado atractivo y que además pasaba de invitarme mojitos a querer verme estampada contra el suelo tras un caída de 55 pisos. Ese era Gustav Maier... Periodista de día, terrorista de noche y secuestrador ocasional (?) Un tío en el que sin duda jamás confiaría pero tampoco es que confiara en nadie. No sería tan difícil llevarse bien con él al fin y al cabo.
Caminamos rumbo al hotel por las abigarradas calles, pues las gente iba y venía de un lado a otro como en cualquier gran ciudad y tampoco resultábamos tan llamativos. Un par de turistas. Al entrar al hotel estaba tan de bueno humor que cuando vimos a las dos señoras, que si, parecía nos iban siguiendo y estaban hasta en la sopa, les dediqué una amplia sonrisa. Una vez en el ascensor le di a mi número de piso y aprovechando que no había nadie me quité el abrigo y se lo devolví, mirando de nuevo mi camisa.
-¿Sería éticamente correcto que te exija que pagues con con dinero terrorista la tintorería?- bromeé, total, pensaba tirar la blusa nada más llegar a casa.- Antes de irte deberíamos hablar del tema del mocoso- comenté pensativa, aunque en realidad solo pensaba en las ganas de darme un ducha que tenía. El moco me la traía un poco sin cuidado, aunque también era verdad que Gustav se iría pronto y necesitaba asegurarme de que lo mismo yo lo había ayudado a que su trabajito saliera bien, él me ayudaría a que el mío quedara impecable.



Sarah Alman
Einigkeit und Recht und Freiheit,
Für das deutsche Vaterland!
avatar
Sarah Alman

Mensajes : 226
Localización : Donde menos lo esperes.
Ocupación : Sargento.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pánico en New York || Sarah Alman

Mensaje por Gustav Maier el Sáb Ene 12, 2013 3:00 pm


Pánico en New York



Sarah Alman Θ Nublado Θ 05 de Enero

No pasó mucho tiempo antes que.llegaran al hotel tan juntitos como si fuesen algo más y aquello desencajó al par de señoras,especialmente al ver la sonrisa de la rubia...Claro no lograban imaginar que no venían de ninguna cita y que acababan de ocultar un cadáver unas calles más abajo. Al subir al ascensor él la miró divertido y murmuró: - Tal vez te deje dinero terrorista en esa bonita cartera tuya...Por cierto la dejaré en recepción - miró los números y su sonrisa se desvaneció al pensar que ya era momento de que cada uno siguiera su camino y le urgía volver porque las respuestas de Jarko cada vez eran más incoherentes y, eso era nefasto para el crío, para el mismo y para toda la operación.

-Sigue vivo y me interesa que continúe así, según lo que se no me pidieron secuestrarlo por dinero sino para dar un escarmiento al gobierno, pero pediremos una suma de dinero a su padre y, apenas el depósito se efectúe el niño estará libre... - pensó en el chico asustado al cual le había tomado cariño y, también en lo que decían acerca del escaso afecto familiar con el que contaba -Cuando esté libre, te daré la dirección para que lo recojas y puedas levártelo de regreso a su caso, dejaré un teléfono en tu bello bolso rojo...Sin trampas y sin enviar un ejército del MAD tras de mi. Me vigilan y si ven demasiado movimiento cerca el niño será cadáver - la miró y estaba siendo totalmente honesto al respecto y con una sonrisa dijo: -Te invitaría a tomar el té con nosotros pero mi compañero tiene un carácter especial, sin embargo tal como te dije la primera vez creo que seguiremos encontrándonos,tal vez la próxima vez te invite a bailar...Scully.

Habían llegado al piso de ella, él le tendió la mano y tras oírla se la estrechó con afecto y antes de despedirse de ella añadió: -Espero liberarlo antes de 2 días...Nos veremos por ahí, rubia - le guiñó un ojo cuando las puertas del ascensor se cerraron y llegando hasta su piso, caminó a su habitación y tras darse un baño se cambió de ropa, tuvo la precaución de dejar el abrigo "olvidado"en el cuarto y poniéndose una chaqueta y un gorro de lana tomó sus maletas para abandonar el hotel. Al llegar a la recepción dejó la cartera roja a nombre de la rubia y, tomando un taxi afuera se dirigió a la tienda dónde recogió el regalo para Jarko, esperaba que con ello lograra disipar su molestia segura por dejarlo solo con el chico. Sin más paradas se fue al Aeropuerto y al cabo de dos horas ya volaba de vuelta a Berlin.

Thanks Sophie.


no light in your bright blue eyes
You are the hole in my head, You are the space in my bed, You are the silence in between,You are the night time fear, You are the morning when it's clear...You're my head, you're my heart
avatar
Gustav Maier

Mensajes : 236
Localización : Alemania
Ocupación : Periodista

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pánico en New York || Sarah Alman

Mensaje por Sarah Alman el Sáb Ene 12, 2013 3:31 pm


-Oh vamos, ya me lo cobraré de otra forma- respondí guiñándole un ojo, respecto a lo de la cartera no dije nada. No me importaba, tenía dinero de sobre y ese móvil era uno de los muchos que tenía en un cajón... Además, no me fiaba de volver a usarlo, al fin y al cabo, lo había tenido durante un día entero.
Escuché atenta, como había imaginado, el dinero no era la motivación, aunque si querían dar un escarmiento yo seguí votando por la ejecución. Aunque en realidad ¿Qué culpa tenía aquel niño de que su padre fuese ministro y tuviera enemigos? No era justo que pagara por lo que hacía su padre. Pero a mi lo que fuese justo me daba igual, los derramamientos de sangre siempre eran divertidos...
-Si quisiera enviarte a mis amigos te puedo asegurar que al poner un solo pie en el aeropuerto de Berlín ya tendrías tus lindas manos esposadas- puse los ojos en blanco antes de mirarlo seria.- Si he matado a tu cabo suelto es solo para demostrarte que no voy a traicionarte a no ser que sea estrictamente necesario. He cometido un delito, técnicamente he colaborado con un grupo armado en vez de denunciarlos... Estamos en el mismo barco rubito.
No sabía que me pasaba por la cabeza pero pensado en frío eso había sido un acto de confianza estúpido, pero tampoco podía pasármela jugando con él al “te quiero muerta y no confío en ti pero te quiero ayudar”. Ahora las cosas eran más simples: yo estaba salpicada con su mierda, si le delataba, me metía en un lío... Tendría que explicar unas cuantas cosas y de momento, mi carrera militar era impecable, no la iba a cagar por meterlo en la cárcel unos pocos años. Casi que me creía que decía completamente enserio lo de los cuarenta años de sexo diario con tipos tatuados.
-Bueno, no me agrada el té por lo que de todas formas hubiese declinado tu invitación... Y si es amigo tuyo no debes dar detalles, tú ya eres un evidente caso de “carácter especial”- sonreí viendo como casi llegábamos a mi piso y lo pensé.- Un baile o dos no estaría mal... Solo espero llevar unos buenos tacones para pisarte hasta que no puedas ni andar Spooky.
Salí del ascensor dejando mi pie de forma que la puerta no se cerrase y le extendí la mano para estrecharla. Yo no daba dos besos y un abrazo ni a mis padres de poder evitarlo, menos a un terrorista, porque por muy cordial que estuviera siendo no había que olvidar que lugar ocupábamos cada uno, me di la vuelta y avancé apenas un par de pasos. Y entonces abrí mucho los ojos ojos.
-¿¡Dos días!?
Pero la puerta ya se había cerrado y el rubio se había ido. Mierda, el ministro estaba en un viaje por cuestiones diplomáticas fuera. ¿Qué iba a hacer con el niño hasta que él volviera? Bueno, lo dejaría con un moñito en la cabeza en la puerta de su casa y que las asistentas y tal se encargaran de él. No era mi problema.
Hora de comenzar unas cortas y merecidas vacaciones que por lo vista, pasarían de durar una semana a un día. Todo lo bueno se acaba.



Sarah Alman
Einigkeit und Recht und Freiheit,
Für das deutsche Vaterland!
avatar
Sarah Alman

Mensajes : 226
Localización : Donde menos lo esperes.
Ocupación : Sargento.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pánico en New York || Sarah Alman

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.