Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Foro RPG Crossover Naruto/Inuyasha {afiliación normal}
Mar Mar 12, 2013 12:17 am por Invitado

» un probemilla y unas duditas
Vie Mar 08, 2013 10:48 am por Maggie Grace

» Inferio RPG ~ Afiliación Elite {Nuevos Botones y Nuevo Dominio}
Jue Mar 07, 2013 10:37 pm por Invitado

» Don't say no {Brontë
Miér Feb 13, 2013 3:03 pm por Emily Brontë

» • Confieso qué...
Miér Feb 13, 2013 10:56 am por Arthur Worth

» Memento Mori (normal) Ya somos casi 60 pjs. on rol.
Mar Feb 12, 2013 8:08 pm por Invitado

» Golden Eyes Revelaciones {Vampiros RPG +18} || Cambio de Botón
Mar Feb 12, 2013 2:17 pm por Invitado

» Death & Memories//Twilight RPG//Normal
Mar Feb 12, 2013 9:52 am por Invitado

» Sol de Medianoche- Afiliacion Normal
Jue Feb 07, 2013 1:19 am por Invitado

» Poison Paradise [Elite]
Mar Feb 05, 2013 2:52 pm por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 16 el Mar Ago 06, 2013 10:34 am.
PROXIMAMENTE

Afiliados


{8/9}
______________________________

{40/54}

Dónde las calles no tienen nombre || Tizziano

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Dónde las calles no tienen nombre || Tizziano

Mensaje por Gustav Maier el Mar Nov 27, 2012 5:48 pm

Donde las calles no tienen nombre




Berlin || Martes 18:45 pm || con Tizziano V. Petrelli



Otro día más y la rutina amenazaba con volverlo loco, detestaba tener que corregir una y otra vez las notas defectuosas de sus compañeros en el periódico, para eso mejor escribirlas el mismo y ahorrarse el trabajo. Después de ello molestarlos o cobrarles palabra por palabra tenía su atractivo pero no compensaba las horas perdidas, a él no le servían las gracias y mucho menos invitaciones a almorzar porque prácticamente no comía más que galletas o frutas. Mientras caminaba por unas calles cuyas casas revelaban la pobreza del sector continuaba pensando en el montón de ineptos, si le fastidiaban les haría volar por los aires. Esa idea le arrancó una sonrisa cruel mientras seguía caminando ajeno a su entorno, no le interesaban las miradas y menos esas en dónde se fijaban en la cicatriz en su rostro, seguía siendo atractivo pero esa cicatriz lo situaba en otro nivel, pues los seres comunes y corrientes no tenían marcas en el rostro y claro, los seres comunes y corrientes no se hacían cicatrices ellos mismos.

Gustav fumaba con el morral al hombro, vestía un suéter negro con cuello en V, unos jeans gastados de color gris, sus botas militares y aún medio desgarbado tenía algo. Era un hombre al cual miraban dos veces y no podía quejarse de falta de citas o sexo, tanto antes como después de enviudar había tenido ambas cosas en abundancia. Su voz era grave, su mirada era intensa y su sentido del humor enfermo. Los adolescentes que fumaban fuera del ruinoso bar le miraron con atención unos segundos, algunos le conocían ya que solía acudir allí seguido pero el hecho de verlo un día Martes era un sorpresa. No era un bar de citas y su nombre lo indicaba todo "Clavo Oxidado", un lugar en dónde hallaba hierba o tragos que bastarían para tumbar a un elefante.

Apartó la vieja y deshilachada cortina dónde estaba el sector VIP, habían hombres y mujeres jóvenes tumbados en el suelo o sentados con la espalda apoyada en los muros llenos de inscripciones. Sin saludar se acercó a una mujer obesa que vestía como una gitana y sus cabellos parecían fuego puro y susurró: - Lo de siempre ilse - se quitó el morral y se sentó en una mesa alejada, apoyó la espalda en la silla y puso los pies en la mesa en actitud de relajo mientras veía las caras, estaban los de siempre en su mayoría punks, pero también había rostros nuevos y algunos le llamaron bastante la atención. La mujer le sirvió un vaso de vodka con jugo de naranja y bebiéndolo a pequeños sorbos sacó un libro de su morral, abriéndolo empezó a hojearlo, Hesse era uno de sus favoritos y debía decir que "Demian" era una lectura increíble.




Última edición por Gustav Maier el Vie Nov 30, 2012 1:27 pm, editado 3 veces


no light in your bright blue eyes
You are the hole in my head, You are the space in my bed, You are the silence in between,You are the night time fear, You are the morning when it's clear...You're my head, you're my heart
avatar
Gustav Maier

Mensajes : 236
Localización : Alemania
Ocupación : Periodista

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dónde las calles no tienen nombre || Tizziano

Mensaje por Tizziano V. Petrelli el Miér Nov 28, 2012 7:33 pm

Perdido en mi pasado

Berlin || Con Gustav Maier




Aunque le prometí a Chris que vendría con el a Berlín, no he podido evitar adelantarme y reconocer la zona de antemano. No tiene porque enterarse. Pero yo necesito tener las cosas bajo control, asegurarme de que no habrían imprevistos, y saber que zonas esquivar. Como el casino. Porque, de no haber sabido a ciencia cierta donde se alzaba antes, no habría reconocido el lugar. Al pasar por delante con el taxi, un gruñido se escapó de mi pecho, haciendo que el conductor me mirase preocupado mas de una vez. Sé que no ha sido la guerra la que se ha cobrado el edificio, aunque estoy seguro de que mas de un boquete ha sido por los explosivos. Pero no me hacen falta mas que unos segundos para ver las marcas, mas antiguas, debajo de los escombros y de los graffitis, de balas. Suspiro para relajarme y sacudo la cabeza, intentando sacudir con ello la culpa que intenta hacer presa de mi mente. "No confíes ni siquiera en tu sombra". Mira quien fue a hablar, desaparezco yo y se le va a la mierda la operación. Pero es cosa suya, no mía, no vine aquí por eso, aunque, en el fondo, saber que el ya no esta, me aligera las cosas.

Maldigo entre dientes al ver la entrada al local donde me ha citado el gordo de Sun, y me siento muy tentado de volver sobre mis pasos y largarme lo mas lejos de esta ciudad que pueda. Sigo teniendo la misma sensación de estar vigilado como hace unos meses, cuando me largué, y no quiero empezar de nuevo. Pero también tengo que reconocerle una cosa al capullo, sus putas son la mejor red de información de esta ciudad, con guerra o sin ella. Y si quiero traer de vuelta a Chris aquí, aunque sea por unas horas, sin tener sobresaltos, tengo que contar con el. Una risa entre dientes llama la atención sobre mi mientras entro, recordando la reacción del negro cuando se entero de que, efectivamente "mala hierba nunca muere". Oculto una mueca cuando me saluda y le aviento una colleja, recordándole que tiene suerte de llamarme Vero (el único que tiene la suerte de seguir vivo tras llamarme eso), porque ya no uso mi viejo nombre. Pero Sun siempre ha sido cuidadoso con estas cosas. Dos cervezas después, me quedo solo y mi sonrisa desaparece al instante, cambiando la bebida por algo mas fuerte. Vodka blanco, sin nada mas. Hace tiempo que no bebo vodka, trae de vuelta recuerdos y sensaciones que buscaba dejar atrás. Pero ya que estamos aquí... Pienso en lo que me ha dicho, y en lo que no, mirando el fondo del vaso como si tuviera las respuestas. Nada ha cambiado, y, en el fondo, ha cambiado todo. Tal y como yo esperaba.

.
.


avatar
Tizziano V. Petrelli

Mensajes : 35

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dónde las calles no tienen nombre || Tizziano

Mensaje por Gustav Maier el Miér Nov 28, 2012 10:11 pm

Donde las calles no tienen nombre




Berlin || Martes 18:45 pm || con Tizziano V. Petrelli



Leía tan absorto en el libro como si fuese la primera vez que hojeaba sus páginas, eran una maravilla esas creaciones del hombre que lograban encandilarle atrapando su atención siempre. Ni las risotadas, ni las conversaciones en voz alta le sacaban de ese mundo en el que se sumergía con tanta concentración que le costaba salir, los libros y la hierba eran dos de sus calmantes pero si tenía que escoger algo que le transportara y con lo que enloqueciera si le faltaba, era la música.

Las voces seguían ahí algunas más notorias que otras y, entre tanto murmullo Gustav por fin alzó la mirada para descansar sus ojos de la lectura, dejando el marcador en las páginas del libro tomó el vaso de vodka y bebió lentamente disfrutando de la sensación que le producía el alcohol. En una mesa cercana, casi frente a él, estaba sentado un hombre que le pareció haber visto antes ahí, pero no estaba seguro pues allí en Berlin todos o la mayoría eran rubios de ojos claros por lo que era fácil confundirse.

Le miró a hurtadillas en un principio y luego más abiertamente, lo meditó y decidió acercarse a hablarle. Algo había en ese hombre que llamaba su atención, podía ser su aspecto severo, podía ser que las mujerzuelas no se habían instalado a coquetearle y robarle y también cierta deferencia hacia su persona. Se levantó tomando su morral y el libro con una mano y con la otra el vaso de vodka, se sentó enfrente de él y mirándolo con una mezcla de curiosidad y descaro le dijo: -No es bueno beber solo un Vodka, dicen que trae mala suerte ¿Me permites invitarte a un trago? Aprecio el hecho de que no seas ruidoso como el montón de alimañas que hay a nuestro alrededor... - sonrió y depositando el libro en la mesa y luego el vaso medio vacío añadió con suavidad: -No te importunaré más de 5 minutos, tómalo como una muestra de...Buena voluntad - En su rostro podía leerse algo de atrevimiento pero también respeto, pues aunque era alto, el otro hombre parecía una verdadera mole de músculos y, no quería ganarse otra marca de por vida. Esas prefería hacérselas él mismo.

Alzó la mano pidiendo dos Vodka a la gitana que atendía, era extraño hallar a alguien interesante en ese lugar lleno de parias y, él también se consideraba uno, acudía ahí frecuentemente y podía estar días tumbado en un mundo inexistente donde el tiempo no avanzaba y en donde él era dueño y señor. Pero las responsabilidades eran muchas y el dinero no se botaba a la basura por lo que debía levantarse y salir a rastras a fingir que era un hombre normal, especialmente a engañar haciendo creer que había algo de humano detrás de su atractivo y palabras exactas.



Última edición por Gustav Maier el Vie Nov 30, 2012 1:27 pm, editado 1 vez


no light in your bright blue eyes
You are the hole in my head, You are the space in my bed, You are the silence in between,You are the night time fear, You are the morning when it's clear...You're my head, you're my heart
avatar
Gustav Maier

Mensajes : 236
Localización : Alemania
Ocupación : Periodista

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dónde las calles no tienen nombre || Tizziano

Mensaje por Tizziano V. Petrelli el Jue Nov 29, 2012 5:00 pm

Perdido en mi pasado

Berlin || Con Gustav Maier



Sabía que estaba llamando la atención de forma indirecta por no prestar atención a la gente que tengo a mi alrededor, apenas sintiendo cuando alguien pasa demasiado cerca de mi. Que las putitas de Sun no se me acercaran ha hecho que nadie mas se me acerque, como si hubieran transmitido un mensaje silencioso. Las chicas sabían, habían visto en mi cara que hoy lo que necesitaba era beber, no follar, pero tampoco se habían alejado demasiado, por si cambiaba de opinión. Porque conmigo, nunca se sabe.

Puedo notar una mirada clavada en mi y la ignoro de forma deliberada, no es la primera mirada que he atraído hoy en la ciudad, y, mientras no se convierta en algo mas directo, no voy a molestarme en despegar mi mirada del alcohol. Es lo único que necesito en este momento, sentir el quemazón en la garganta, bajándome hasta el estomago e irradiando de allí por todo el cuerpo. Es relajante, y me ayuda a repasar, si no superar, los recuerdos que acuden a mi mente uno a uno por estar en esta maldita ciudad.

Alzo la mirada tras vaciar la copa, mirando a la persona que me habla con una ceja enarcada y una sonrisa estirando de las comisuras de mis labios, cayendo en mi eterno papel con una facilidad pasmosa, natural incluso. Cualquier distracción de mis recuerdos es bienvenida, y esta no es una mala distracción, decido mientras dejo que la mirada viaje de forma distraída por su cuerpo, antes de clavarla en su cara, casi enarcando una ceja al ver la marca. En momentos así agradezco que con no afeitarme una mañana tengo bastante para ocultar la sombra de aquella vieja quemadura en la mejilla. Una suave risa por lo bajo sale de mi pecho al registrar las palabras y le hago un gesto para darle a entender que es bienvenido, enderezándome para mirarlo con mayor comodidad. Eso explicaría muchas cosas. No entro en demasiados detalles de a lo que me refiero, ni tengo ganas de hablar de ello, ni le hacen falta. Solo si me dejas invitar a la siguiente. Mi sonrisa se abre un poco mas, lo suficiente como para mostrarse amistosa, como si su simple presencia bastara para cambiarme el humor. Que, mas o menos, es la verdad. Su presencia no deja que recuerde, y eso me aligera el humor bastante.

Mis ojos acaban clavados en los suyos, midiéndole, aunque mi expresión no lo muestre, buscando de forma instintiva sus intenciones. Porque todo el mundo, por muy buen actor que sea, se delata a través de la mirada. Que conoce la muerte de cerca es tan obvio para mi que podría parecer que me lo señalan con un cartel de neón, pero no noto hostilidad alguna. Río de nuevo ante lo de ruidoso y niego suavemente con la cabeza, se nota que no me conoce, pero dejemosle que lo crea, mejor para mi. Ya bastante hablan ellos por mi también. Bromeo, aceptando el trago. Tranquilo, si de verdad me importunaras, te habria mandado a la mierda ya. Directo, como siempre, algo me dice que el otro lo apreciaria mas que ir dando vueltas al asunto sin decir nada al final. Le tiendo la diestra, presentándome. Tizziano. El nombre me suena falso, aun no he acabado de acostumbrarme a el, a pesar del tiempo que ha pasado ya.

.
.


avatar
Tizziano V. Petrelli

Mensajes : 35

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dónde las calles no tienen nombre || Tizziano

Mensaje por Gustav Maier el Jue Nov 29, 2012 8:18 pm

Donde las calles no tienen nombre




Berlin || Martes 18:45 pm || con Tizziano V. Petrelli



Las cosas cambiaban como la dirección del viento, para su fortuna el hombre no pareció molestarse con su nada sutil intromisión, al contrario ya que su sonrisa y específicamente sus ojos parecían darle la bienvenida. Analizó sus palabras y sus gestos ya que éstos decían mucho acerca de alguien y lo que veía le gustaba. Parecía uno de esos hombres que, en efecto, podían partir narices y volar dientes de un sólo golpe bien dado. El peligro...Era algo más adictivo que los múltiples cigarrillos que se fumaba a diario y aquí podía olerlo, disfrazado de docilidad.

Gustav alzó su copa asintiendo y dijo con tranquilidad: -Bien, tú invitas la siguiente ronda, tal vez te sorprenda cuanto puedo ser capaz de beber sin caer de bruces... - dijo con semblante risueño pero sus ojos aún eran fríos, vigilantes pues el hecho de que nadie se le hubiera acercado le llamaba mucho la atención, la mayoría tenía valor después de unas copas o estaban tan colocados con la hierba que, también perdían la cabeza.

Se relajó sin desviar la mirada en ningún momento, pensando en ese nombre que acababa de oír y bebiendo lentamente sólo bajó los ojos para mirar una vez más la portada de su libro. Un libro demasiado intelectual para un lugar como ese, ésta vez el vodka no tenía ningún agregado que distorsionara su sabor y quemaba, pero el dolor era algo que disfrutaba pues dejaba un recuerdo más duradero que el placer en sí. Una de las putas corrió entre las mesas, estaba ebria como una cuba y desviando su atención de su interlocutor sólo por segundos, la miró. Era alta y esbelta, afilada como una cuchilla con una mata de cabellos castaños, se encogió de hombros ligeramente y respondió: -Gustav, es un placer, Tizziano...Que curioso nombre yo habría jurado que eras alemán, debí haber apostado por ello aunque perder no es lo mío - Dejó escapar una risa suave, quizás cuando estuviera ebrio riera a carcajadas.

La mujer giró y giró sobre si misma cayendo sobre un par de hombres mayores que jugaban póker, la mesa se volcó entre gritos y risas, también maldiciones y haciendo un ademán tomó la palabra otra vez, no soportaba muy bien los silencios: -Ah...la música de éste lugar, si no hay pleitos y gritos el "Clavo Oxidado" no parece ser el mismo - le clavó la mirada e inclinándose ligeramente hacia adelante le dijo directamente: -¿Qué buscas tú aquí? Dudo que sean putas o ya no estarías sentado bebiendo conmigo y el rincón de la hierba no parece ser lo tuyo...Espero que no busques pleitos, al menos no conmigo...Soy mucho mejor en otras cosas - le guiñó un ojo apurando su vaso de vodka, la bebida ya estaba en su cabeza y sentía esas ganas de hablar y hablar hasta que alguien lo hiciera callar aunque fuera por la fuerza.



no light in your bright blue eyes
You are the hole in my head, You are the space in my bed, You are the silence in between,You are the night time fear, You are the morning when it's clear...You're my head, you're my heart
avatar
Gustav Maier

Mensajes : 236
Localización : Alemania
Ocupación : Periodista

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dónde las calles no tienen nombre || Tizziano

Mensaje por Tizziano V. Petrelli el Miér Dic 12, 2012 9:13 pm

Perdido en mi pasado

Berlin || Con Gustav Maier



Dejo, no, disfruto cuando su mirada me mide, regodeandome en la atención, contento con dejar mis pensamientos de lado un rato. No eran urgentes, ni podía cambiarlos ahora mismo, y el tío que tengo delante es interesante. Desde el momento en el que tuvo los cojones de presentarse delante de mi a riesgo de llevarse una hostia. Pero no, hoy no voy a empezar a golpes a la mínima, no quiero llamar la atención, y, ademas, con los tiempos que corren tengo desahogo mas que suficiente, y encima me pagan por ello.

Califico cada uno de sus gestos sin ni siquiera darme cuenta, siempre atento, buscando hasta el mas mínimo indicio de amenaza, mi paranoia incluso mas desarrollada que años antes, la primera vez que pisé Berlín. Pero nada me indica que tenga que preocuparme en la persona que tengo delante. Almenos no por ahora. Porque tengo claro que la inocencia de este hombre esta haciendo compañía a la mía en donde Cristo perdió las sandalias. Una sonrisa retadora se dibuja en mi rostro al escuchar sus palabras y me paso la lengua por los dientes antes de morder el cebo, por así decirlo. ¿Queriendo emborracharme nada mas verme? Tendré que cuidarme de ti. Una risa entre dientes acompaña a las palabras para mostrar que estoy bromeando, gesto que acompaño con un guiño, jugandomela a cara o cruz. Una risa o una hostia. O simplemente una mala cara. Pero, el lobo, aunque se vista de cordero, sigue siendo un lobo, y, aun y cambiándome de nombre, sigo sin poder dejar de ligar a la mínima.

Ignoro a la mujer que pasa por mi lado, sin necesidad mas allá de verla de reojo para conocerla, y saber que gran parte del ciego que lleva es fingido. No me sorprende que haya gente interesada en mi regreso, me lo esperaba. Y los rumores corren con demasiada facilidad en estos barrios, donde la información es poder, y una buena moneda de cambio. Gustav, amigo mio, espero que no tengas mucho que esconder, porque creo que al final de la noche habrá mas de uno que intentara descubrir tus secretos. No solo yo. ¿O acaso se pensaban que no intentaría descubrir lo mas posible de el, a través de sus palabras, y sus silencios? Porque si, es bonito cuando te lo dan todo en papel, pero nunca me ha gustado demasiado confiar en una sola persona, sobretodo cuando esa persona no soy yo. Y, joder, así es mas divertido que esperar a la información que han recopilado otros. Niego con la cabeza, aun sonriendo, dándole una ultima vuelta al vaso vacío y dejándolo en la mesa. Busca un poco mas al sur. No llevo el suficiente tiempo entre alemanes como para que se me haya pegado su acento.Río. El acento es algo que nunca he conseguido adquirir, y tampoco es que lo haya intentado demasiado. Me manejo bien con el idioma, pero sigue sin ser el mio, y, ahora, sin tener a nadie con quien practicar mi idioma materno, mi acento es lo único que me queda. Lo que me hace diferente. Llamativo. Yo aprendí que no debo apostar si no estoy seguro de ganar. Almenos no cuando me juego el dinero. Acabo riendo, obligándome a dejar de lado el recuerdo que mis propias palabras me traen y limitándome a pensar en la lección que aprendí. Porque, los únicos momentos en los que no apuesto, son los que tienen dinero de por medio. Todo lo demás esta sujeto a las leyes de la probabilidad, y el caos es de lo mas divertido.

Como el que Dina esta montando en la mesa de los jugadores, distrayendo la atención de todo el mundo una vez que el mensaje silencioso ha sido entregado. No me sorprendería, y de hecho no me sorprende, ver a otra escurriéndose por la puerta cuando el resto del mundo esta entretenido con la escena montada en la otra punta del local. Ahora la única pregunta que me queda es quien me interceptaría a la salida. Por el bien del universo espero que sea Sun, y que sus putitas no vendan la información por el camino, o estoy frito. De forma bastante literal, según de quien se trate. Pero bueno, como no es algo que me interese ahora mismo, y voy a tomarme las cosas en el orden de llegada, vuelvo a centrar la atención en mi acompañante, sacudiendo la cabeza. No sabría decirte, es la primera vez que piso este tugurio. La risa esta presente en mi voz mientras vuelvo a clavar mi mirada en la suya y saco un cigarrillo al que enciendo sin preocuparme demasiado. Una ceja comienza su viaje ascendente para intentar encontrarse con mi cabello cuando escucho su razonamiento, cierto, claro y al punto. Un hombre tan directo como yo. Eso me gusta. Si te digo la verdad, no se como acabe aquí. Un colega quería hablar y me dijo de este local. Y luego fui demasiado vago como para buscarme otro sitio donde beber. El alcohol es igual en todos lados. No he dicho nada que no hubiera podido comprobar simplemente observándome desde que llegue, y tampoco le he comentado mis motivos. Que piense lo que prefiera. Una risa entre dientes se abre camino en la conversación y lo miro interesado. Creo que prefiero descubrir esas "otras cosas". Acabo casi en un ronroneo, vaciando también el vaso y haciéndole una seña a la gitana. Tráeme la botella, así viajas menos. Para una vez que puedo emborracharme a gusto sin esperarme una discusión eterna en la que tener que demostrar que soy mejor que el otro, voy a aprovecharlo.

.
.


avatar
Tizziano V. Petrelli

Mensajes : 35

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dónde las calles no tienen nombre || Tizziano

Mensaje por Gustav Maier el Dom Ene 06, 2013 4:05 pm

Donde las calles no tienen nombre




Berlin || Martes 18:45 pm || con Tizziano V. Petrelli



Las palabras iban y venían, todo era muy civilizado y también lleno de dobles sentidos aunque Gustav ignoraba quién era ese hombre pero éste tenía muchas cosas que le hacían prestarle atención, oyendo lo que decía y cómo acompañaba sus palabras con ademanes seguros. Para quienes les vieran desde otras mesas ellos estaban comenzando a tener acercamientos nada sutiles que indicaban un coqueteo casi feroz entre ellos. Le gustaban los hombres llamativos casi más que las mujeres de esa misma índole, alzó ambas cejas al oír algo de su procedencia y comprendió que ese acento estaba lejos de ser alemán pese a que la apariencia de su interlocutor era casi de un ario puro. Pronto las risas y exclamaciones de las mesas contiguas dejaron de importarle e incluso su libro que leía de forma tan intensa al entrar al local.

Su atención estaba puesta en su interlocutor y son una sonrisa replicó: -Las apuestas siempre son divertidas se gane o se pierda pues al menos lo que cuenta es que lo intentaste...Ahora, si juegas con cartas marcadas lo más probable es que ganes unas cuentas veces hasta que te atrapen , pero ¿Para qué fastidiar al azar, amigo mío? - sonrió casi como un felino ignorando el barullo de la zona de apuestas, allí todos eran unos pobres diablos y podía conseguir lo que quisiera sin necesidad de dar nada a cambio más que dinero. Estaba ahí para drogarse y volar unas cuantas horas, pero frente a él tenía una perspectiva mucho más interesante y atrayente que dependía del azar...Casi por completo.

Gustav miró alrededor y tras pensarlo unos segundos dijo con suavidad: -Es un lugar único según lo que sea que busques, no hay cerveza excepcional ni butacas de lujo pero ¿Quién las necesita? Es segunda o tercera vez que vengo aquí y me agrada, siempre tienes diversión y también acción - Miró a la mujer con intensidad viendo cómo esta intentaba fingir que no les prestaba atención y rió para sí, pues parece que una vez se la había follado en la trastienda aunque no estaba muy seguro de ello pero si del cómo había despertado al día siguiente sintiendo que un camión le había pasado por encima, dejó de recordar y volviendo su atención al hombre rubio se acarició la barbilla.

-¿Sabes que muchas cosas caben en el campo de "otras"? - Se puso de pie y avanzando hasta dónde estaba sentado, se instaló a su lado con tranquilidad y sin mediar palabra lo besó en los labios con esos mismos ademanes tranquilos degustando su sabor y murmuró en su oído: -¿Quieres saber? Entonces tendríamos que ir a un lugar con menos ojos... - apoyó una mano en su muslo, era un tipo fuerte y sospechó que pronto comprobaría cuanto, la mujer apareció con una botella que depositó con estruendo y soltando una carcajada él se apartó un poco del rubio dejandole espacio libre y sirviendo con tranquilidad en las dos copas, alzó una y mirándolo a los ojos exclamó: -Salud... - si dejar de observarle con nada de disimulada lujuria.



no light in your bright blue eyes
You are the hole in my head, You are the space in my bed, You are the silence in between,You are the night time fear, You are the morning when it's clear...You're my head, you're my heart
avatar
Gustav Maier

Mensajes : 236
Localización : Alemania
Ocupación : Periodista

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dónde las calles no tienen nombre || Tizziano

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.